ciática embarazo

CIÁTICA EN EL EMBARAZO

El embarazo es un momento increíble en la vida de una mujer, aunque a veces aparezcan síntomas que, por suerte, suelen tener remedio.

Por ejemplo, el dolor de espalda. Concretamente, la ciática en el embarazo (o ciatalgia) es frecuente, y provoca molestias y/o dolor en la parte baja de la espalda, que pueden extenderse a las caderas, glúteos, piernas e incluso llegar hasta la planta del pie.

¿Sabías que aproximadamente el 35% de las mujeres embarazadas sufren ciática, a lo largo de la gestación?

Si no es tu caso, eres afortunada: vivir un embarazo con ciática puede llegar a ser tan molesto como tener migraña, ya que provoca una gran incomodidad y puede dificultar las actividades de la vida cotidiana.

Ya sean andar con normalidad, subir o bajar escaleras, ponerte los zapatos, etc.

¡Pero no todo son malas noticias! La ciática puede prevenirse y tratarse, te cuento cómo en las próximas líneas. 😊

¿Qué es la ciática?

Empecemos por explicar qué es la ciática. Se trata de una afectación del nervio ciático (también llamado nervio isquiático), el más grueso del cuerpo humano.

Este nervio se extiende desde la parte inferior de la espalda (zona lumbar), hasta la parte posterior de cada pierna, atravesando los glúteos y muslos hasta llegar a la planta del pie.

En el embarazo, es común que aparezca la falsa ciática, que se da cuando el nervio ciático se ve afectado por la inflamación de la musculatura que lo acompaña en su recorrido.

Cuando este nervio se comprime en su salida por el sacro, se irrita o se inflama, se produce lo que llamamos ciática, provocando síntomas como un dolor intenso en la parte baja de la espalda, hormigueo, entumecimiento en las piernas…

También se puede ver afectado por la inflamación o hipersolicitud de la musculatura que lo acompaña en su recorrido. Como puede ser el músculo piriforme o piramidal de la cadera. En este caso, hablamos de pseudo ciática o la falsa ciática. Esta será la causa más habitual durante el embarazo, en comparación con la compresión del nervio a nivel sacro.

CIÁTICA EN EL EMBARAZO: ¿En qué momento es más común que aparezca?

Durante el segundo y tercer trimestre del embarazo, es cuando hay más probabilidades de presentar sintomatología, como consecuencia de una compresión del nervio ciático, en alguna parte de su recorrido.

Esto es debido a que el tamaño del útero ya es considerable, el centro de gravedad se ve alterado y, en consecuencia, ampliamos la base de sustentación con una rotación externa de cadera. A ello hay que añadir que la laxitud del tejido conjuntivo aumenta.

Sin embargo, la ciática y la falsa ciática también pueden aparecer antes en el embarazo, ¡o incluso después del parto!

Lo más probable es que la ciática en el embarazo aparezca en el segundo o tercer trimestre, aunque puede darse antes.

¿Cómo puedo saber si soy propensa a sufrir ciática EN EL EMBARAZO?

Tienes más números de sufrir ciática durante el embarazo si:

  • Has tenido problemas de lumbares o ciática antes del embarazo y/o en embarazos anteriores.
  • Has tenido hernias o protrusiones discales.
  • Tu estilo de vida es sedentario. ¡Embarazo y sedentarismo no son una buena combinación! Hacer ejercicio durante esta etapa es muy recomendable, tanto para tu salud como para la de tu bebé. Puedes leer más sobre este tema aquí.  
  • Has sufrido augmento de peso excesivo, durante el embarazo.

Según varias investigaciones al respecto, también son más propensas a sufrir ciática las embarazadas más jóvenes, aquellas que duermen pocas horas y las que sufren depresión postparto. Además, si tienes tendencia a realizar movimientos bruscos y a cargar pesos, también puedes acabar sufriendo ciática.

¿Cuáles son las causas de la ciática EN EL EMBARAZO?

Las causas de la ciática durante el embarazo pueden ser diversas:

  • El augmento de tamaño del útero (¡puede aumentar hasta 20 veces su tamaño a medida que avanza el embarazo!), puede generar presión sobre el nervio ciático.  
  • La relajación de musculatura abdominal y los cambios posturales importantes que se dan durante el embarazo, repercuten en un aumento de la tensión en la zona lumbar y pueden, de este modo, provocar ciática. Por ejemplo, solemos adoptar una postura en la que augmentamos la curvatura de la columna (hiperlordosis de la gestación), para equilibrar el cambio en el centro de gravedad. Otra postura típica es caminar con rotación externa de la cadera (como con los pies de pato), para ampliar la base de sustentación.
  • Los cambios hormonales durante el embarazo, ya que provocan una distensión de los ligamentos y las articulaciones que conectan los huesos pélvicos a la columna vertebral.
  • Cargar peso y realizar movimientos bruscos, como te decía en el apartado anterior. Por ejemplo, ojo con coger en brazos a tus hijos mayores. Debes cuidar tu postura en todo momento, sentir que la zona abdominal está activada y te ayuda a realizar el esfuerzo. En caso de sentirte rendida, te darás cuenta de que te resulta imposible mantenerte bien colocada y eso significa que tu sistema músculo esquelético estará sufriendo. Si te encuentras en esta situación, es mejor que los coja tu pareja u otra persona.

Síntomas de la ciática EN EL EMBARAZO. ¿Cómo reconocer el dolor?

El dolor de la ciática puede llegar a irradiadiarse por todo el trayecto del nervio ciático. Se ramifica desde la parte inferior de la espalda a través de las caderas y los glúteos, hacia abajo en cada pierna y puede llegar a los pies, en algunos casos.

El dolor de la ciática en el embarazo puede llegar a irradiadiarse por todo el trayecto del nervio ciático.

Eso no quiere decir que si tienes ciática te duelan todas estas partes del cuerpo, porque los síntomas pueden variar, siendo desde leves hasta severos.

Por ejemplo, puede que sientas desde un hormigueo o entumecimiento, hasta pequeñas punzadas o un intenso dolor en alguna o varias de las zonas mencionadas. Incluso es posible llegar a sentir sensación de ardor.

Cuando los síntomas son severos, puede que tengas dificultades para andar y para estar de pie, parada. Sin duda, cuando hay dolor intenso, ¡este puede convertirse en un limitante en tu día a día! 

También puede variar el momento del día en que aparece el dolor: al andar, por la noche, al hacer algún movimiento brusco como reír o toser…

¿Cuándo debo acudir al médico, SI SUFRO CIÁTICA EN EL EMBARAZO?

En caso de que estos síntomas empeoren o vayan asociados a dolor de cabeza intenso, debilidad muscular, falta de coordinación o de sensibilidad en las piernas, fiebre, etc. lo mejor es que acudas al médico.

¿Cómo se trata la ciática?

Tampoco te conviene estar de pie y parada durante mucho tiempo. 😉

¡La ciática durante el embarazo se puede tratar! Claro que sí. Hay muchas opciones de tratamiento disponibles y la mayoría de los casos se pueden resolver con una combinación de terapias. Por ejemplo, algunas formas de abordarla son:

REVISA TU POSTURA. Por ejemplo, evita estar sentada durante largas horas y hacerlo con las piernas cruzadas. ¡Levántate a menudo de la silla y muévete!  Asimismo, te recomiendo que utilices una fitball (pelota grande). Ésta te ayudará a mantenerte sentada en una buena postura y, además, debido a la inestabilidad que ofrece, la musculatura más profunda de la espalda (responsable de tu postura) se mantendrá en un flujo de trabajo constante. Empieza combinando ratitos sentada en la silla, con espacios de tiempo sentada en la pelota. Y, poco a poco, ve aumentando los ratos en la fitball y ve reduciendo el uso de la silla.

La fitball es ideal para aliviar y prevenir la ciática en el embarazo.

MOVILIZA Y FORTALECE TU ESPALDA. Concretamente, es clave que trabajes la movilidad del músculo piramidal y de toda la musculatura de la pelvis. Además, fortalecer la zona dorsal, te ayudará a mantener una buena postura.

FORTALECE TU ZONA ABDOMINAL. Si mantienes tu zona abdominal tonificada, reducirás la tensión de debe soportar la zona lumbar y, en consecuencia, eliminarás las molestias causadas por la ciática.

PRUEBA LA TERAPIA DE CALOR O FRÍO. En algunas ocasiones el calor alivia el dolor o, por lo contrario, el frío ayuda a calmar las molestias provocadas por la ciática en el embarazo. ¡Prueba ambas opciones y elige la que mejor te funcione! Puedes usar mantas térmicas, bolsas de agua caliente, compresas frías o incluso analgésicos si los cambios de temperatura son insuficientes.

REALIZA TÉCNICAS DE RELAJACIÓN. Por ejemplo, respiraciones profundas focalizándote en relajar las zonas doloridas por la ciática en el embarazo.


ACUDE AL FISIOTERAPEUTA Y AL OSTEÓPATA.
Cuando aparezca el dolor de ciática en el embarazo, o incluso como método de prevención, estos especialistas pueden ayudarte. Visitarlos mejorará seguro tu calidad de vida en esta etapa.

La fisioterapia y la osteopatía son eficaces para combatir la ciática en el embarazo.

Aplicar estos consejos te ayudará a calmar el dolor, aunque también debes saber que el simple cambio de postura del bebé en el útero, ¡puede hacer desaparecer la ciática!

¡Por cierto! En las estaciones cálidas el dolor de ciática suele disminuir. Parece mentira, pero, vivir la recta final del embarazo en julio y agosto, tiene ventajas como esta. 😉

¿Cómo prevenir la ciática EN el embarazo?

Para acabar es importante hablar de prevención. ¡Porque la mejor medicina contra la ciática es tomar medidas para prevenirla! Aplica estos consejos para evitarla:

MANTÉNTE ACTIVA. Dentro del programa de ejercicio que realices durante el embarazo, va a ser fundamental estirar la espalda y fortalecerla, para tener una mayor estabilidad, flexibilidad y evitar dolores en esta zona. Aquí puedes leer qué necesita tu cuerpo en cada fase del embarazo, a nivel de ejercicio físico. Muévete en cada trimestre, con ejercicios adaptados a la etapa en la que estés, a no ser que tu médico te indique lo contrario.

¿No sabes por dónde empezar? En nuestras clases de ejercicio para embarazadas podemos ayudarte a mantenerte activa durante los nueves meses de gestación, de forma segura. ¡Vamos a prevenir cualquier tipo de dolor de espalda! Apúntate y verás qué bien te sienta entrenar y compartir este momento de autocuidado con otras mujeres embarazadas.

Para prevenir la ciática en el embarazo., practicar ejercicio físico es fundametal.

CUIDA LA HIGIENE POSTURAL. Presta atención a tu postura: la espalda debe estar erguida. Como te decía más arriba, no permanezcas de pie o sentada, en la misma postura, durante demasiado tiempo. Tu cuerpo necesita movimiento. 😉

INTENTA NO LEVANTAR PESO. Si te ves obligada a hacerlo, agáchate flexionando las rodillas, para que sean las piernas las que realicen el esfuerzo. Y hazlo siempre con la espalda recta.

EVITA LOS ZAPATOS DE TACÓN. No son recomendables para la salud de tu espalda y menos, en estos momentos de grandes cambios en tu cuerpo. Los zapatos de tacón aumentan la presión en los dedos de los pies, en las rodillas y en la espalda. Y, teniendo en cuenta que durante el embarazo se da una hiperlaxitud fisiológica del tejido conjuntivo (que se encuentra en ligamentos y tendones), con los tacones incrementarás la inestabilidad y la presión en estas zonas, aumentando la probabilidad de sufrir lesiones y dolencias.

DUERME EN UN COLCHÓN DURO. Idealmente sobre tu lado izquierdo y con un cojín entre las piernas.

Espero que este artículo te ayude a prevenir y/o tratar este molesto dolor, tan frecuente durante la gestación. Compártelo con otras embarazadas para ayudarlas también a ellas a combatir la ciática. También te dejo el enlace del artículo donde te contamos todos los ejercicios que puedes hacer, ¡para sentirte mucho mejor!

Si quieres seguir leyendo artículos de BHealthy que hemos creado exclusivamente para embarazadas, puedes hacerlo aquí. Hablamos de suelo pélvico, de alimentación, del masaje perineal y, como no, de ejercicio físico durante el embarazo.

¡Un abrazo y BHealthy!




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.