faja postparto

faja postparto

Recuerdo en mi primera maternidad, la sensación de que mi zona abdominal y lumbar estaban desprotegidas y vulnerables. En ese momento, se me pasó por la cabeza el uso de una faja postparto. Necesitaba sentir que algo me sostenía.

Cuando damos a luz, pasan muchas cosas y entre ellas, suele aparecer en algún momento, la preocupación por la recuperación de la barriga. Puede ser por motivos de estética o funcionales.

faja postparto si o no, reflexionemos:

1. musculatura abdominal:

Primero creo que hay que empezar por observar detenidamente la disposición de nuestra musculatura abdominal: Permíteme que te explique de una manera un poco más técnica, cómo es nuestra musculatura. Seguro que lo vas a poder entender muy bien!

Vemos que hay un primer músculo que se llama oblicuo externo que sus fibras musculares van en dirección oblicua de arriba hacia abajo. En la misma dirección que sigue nuestra mano cuando entra en el bolsillo de un pantalón vaquero.

Por debajo de éste, está el recto del abdomen con sus fibras musculares totalmente verticalizadas. Es aquel que marca el six pack famoso.

A continuación, tenemos el oblicuo interno, con sus fibras en dirección oblicua de abajo arriba. En la dirección contraria de las del oblicuo externo.

Y finalmente en el plano más profundo está el tranverso, con sus fibras musculares en dirección transversal.

Es asombrosa la riqueza de fibras que se entrecruzan entre ellas para sostener cualquier tipo de presión y poder realizar acciones en todos los planos, ¿verdad?

2. faja postparto que encontramos en el mercado

Si ahora lo comparamos con varios tipos de faja postparto que podemos encontrar en el mercado, vemos que en esta primera se limita a imitar la dirección de las fibras del músculo tranverso.

Faja postparto

En la siguiente que es más completa, vemos que intenta reproducir la función de  los diferentes músculos explicados con ciertas dificultades aparentes en reproducir la acción del oblicuo interno y el del recto anterior del abdomen..

Faja Postparto
tercera reflexión sobre el uso de faja postparto:

Habiendo visto la disposición de la musculatura abdominal y el tipo de fajas que existen en el mercado, ahora seguiría con otra reflexión:

Has observado alguna vez, ¿cómo queda una pierna o un brazo, tras un tiempo de inmovilización? ¿Has visto cómo la musculatura queda atrofiada?

Cuando inmovilizamos una parte del cuerpo, a nivel neuromotor, la musculatura entiende que no debe realizar su función porque no es reclamada. Entonces ésta queda atrofiada: pierde su capacidad de contracción, de hacer fuerza y su capacidad propioceptiva (la que nos da equilibrio y control corporal).

si aterrizamos todo esto en el postparto:

Si tenemos en cuenta todo lo que acabamos de explicar y lo llevamos al uso de faja postparto, hemos visto que:

  1. Por un lado tenemos una riqueza natural muscular en nuestro propio cuerpo, mucho mejor que cualquier faja.
  2. Y por el otro, sabemos que en el postparto, la necesidad principal es volver a darle neurología a la zona abdominal para que ante un esfuerzo, no se vaya hacia fuera evitando así aplicar más presión a la diástasis abdominal que es la que queremos que se vaya cerrando. Por lo tanto, si ponemos una faja postparto, estaremos dificultando que esta reconexión neuromuscular se dé.
  3. Es cierto que, llevar faja postparto, nos puede dar la sensación de contención, pero nos impide la recuperación de la musculatura abdominal.
  4. El uso de la faja aumenta la presión en el suelo pélvico, por lo tanto tampoco nos interesa…
como conclusión:

Entonces como conclusión, y recomendación:

Es mejor prescindir de la faja postparto y dedicarnos un tiempo a la semana para que esta reconexión neuromuscular abdominal se dé, de la forma más natural posible, utilizando los recursos que ya tiene nuestro cuerpo de base.

Podremos utilizar, ejercicios conscientes para la postura, hipopresivos, cremalleras y ejercicios con el tronco. Cada mujer con aquellas herramientas que le resulten más útiles en función del tipo de embarazo, nacimiento, diástasis y estado del suelo pélvico que tenga.

¿entonces, por dónde empiezo?:

Te surgen dudas de por dónde empezar, qué hacer y qué no, y que posibilidades tienes de que tu barriga se recupere y quede los más parecida a cómo era antes de ser mamá?

Aquí te dejo un artículo que creo que te puede resultar muy interesante.

Y si quieres saber más, también te adjunto un vídeo que ha ayudado a muchas mamás de la tribu BHealthy

Cualquier duda o inquietud, te leo en comentarios.

Te mando un abrazo y BHealthy;)!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.