prueba-glucosa-embarazada

DIABETES GESTACIONAL

¿Lo adivino? Estás embarazada, te han hablado de la diabetes durante el embarazo y tu sistema de alarmas se ha activado. ¡O espera! Otra posibilidad es que te hayan diagnosticado de diabetes gestacional y necesites información urgente.

‘¿Qué es la diabetes mellitus gestacional?’ ‘¿Se puede prevenir la diabetes en el embarazo?’ ‘¿Cómo saber si mis niveles de glucosa durante el embarazo son normales?’ ‘¿Hay tratamiento para la diabetes gestacional?’ ‘¿Las causas?’ ‘¿Las consecuencias?’ ‘¿Tener diabetes estando embarazada afecta a mi bebé?’

¡Te entiendo! Debes estar ansiosa y quizá un poco asustada; sobre todo si es la primera vez que escuchas eso de ‘diabetes gestacional’ y llevas un buen rato buscando y leyendo sin encontrar respuesta a tus dudas.

Así que déjame decirte que estés tranquila: ¡Has llegado al lugar indicado! En BHealthy te vamos a explicar todo lo que debes saber si tienes diabetes gestacional o si te preocupa que puedas desarrollar diabetes en el embarazo.

Y estoy segura de que, cuando acabes de leer este artículo sobre diabetes gestacional, esa inquietud va a desaparecer casi por completo porque vas a conocer toda la información necesaria sobre diabetes mellitus durante el embarazo.

¡Vamos a ello!

¿QUÉ ES ESO DE LA DIABETES GESTACIONAL?

Empecemos por el principio: Nuestras células precisan de energía para funcionar y su principal combustible es la glucosa; pero para que esta entre en las células, necesita una llave mágica: La insulina.

La insulina es una hormona segregada por dos sombreritos que tenemos sobre el páncreas (los islotes) y que, en ocasiones, no se crea en la cantidad necesaria y, por tanto, nuestro azúcar (glucosa) en sangre aumenta, puesto que no tenemos llaves suficientes.

Esto da lugar a lo que se conoce como diabetes mellitus en población general y diabetes gestacional en embarazadas.

‘Pero ¿por qué ocurre esto?’

Bueno… ¿Sabes cuando te dicen eso de ‘en el embarazo hay unos cambios hormonales muy bruscos, normal que te cambie tanto el ánimo’?

Pues bien, más allá de los cambios en el estado emocional durante el embarazo, en el cuerpo de una mujer embarazada se dan muchísimas otras alteraciones a causa de ese baile de hormonas. Y una de ellas es la llamada diabetes gestacional.

Esta patología se da en aproximadamente el 12% de las embarazadas, cuando nuestro cuerpo no es capaz de degradar la glucosa de forma correcta puesto que la subida y bajada de ciertas hormonas bloquea la producción de insulina: Nuestra llave, ¿recuerdas?

Es decir, nuestro páncreas se esfuerza en fabricar insulina para disminuir los niveles de glucosa en sangre durante el embarazo y nuestras hormonas le impiden hacer su trabajo. ¡Menudas están hechas!

emociones-embarazo
Los cambios hormonales son uno de los principales causantes de la diabetes gestacional

Y… ¿ESTO OCURRE NADA MÁS QUEDAR EMBARAZADA?

En principio, no es así; si no que, cerca del segundo trimestre, sobre la séptima semana de embarazo, nuestro amigo el cortisol (hormona del estrés) y el lactógeno placentario (hormona encargada de alterar el metabolismo para dar energía al bebé) comienzan a aumentar.

Recuerdas lo que te he explicado antes acerca de que hay hormonas durante el embarazo que van en contra de la insulina, ¿no? Pues estas dos son de esas. Y, para colmo, seguirán aumentando hasta alcanzar uno de sus puntos más álgidos entorno a las semanas 26-28 del embarazo.

¡Momento clave! Pues a partir de aquí es cuando hay más posibilidades de que la embarazada desarrolle diabetes gestacional.

Además, por si fuera poco, ya en el tercer trimestre nuestra compañera progesterona (hormona también antiinsulínica) se vendrá arriba generando un ambiente aún mayor de resistencia a la insulina en el embarazo.

Aunque también existe la posibilidad de que la diabetes materna te acompañe desde el inicio del embarazo; pero entonces, lo más probable es que estemos ante una diabetes pregestacional.

¿CÓMO? ¿DIABETES PREGESTACIONAL?

¡Exacto! Cuando hablamos de diabetes pregestacional nos referimos a una mujer que, antes de quedarse embarazada, padecía de diabetes tipo 2 o de diabetes autoinmune (también conocida como diabetes mellitus tipo 1).

En estos casos, es imprescindible llevar un control exhaustivo durante el embarazo para que las consecuencias de la diabetes gestacional sean las menos posibles.

Aunque de esto hablaremos un poquito más adelante. Ahora, ¡sigamos con los disparadores de la diabetes materna y los factores de riesgo!

FACTORES DE RIESGO DE LA DIABETES GESTACIONAL

¡Vale, sí! ¡Es cierto! Antes ya te había dicho que las principales causas de la diabetes gestacional son nuestras queridas hormonas y sus idas y venidas. Y no deja de ser así.

Sin embargo, hay otros causantes que no ayudan a que este ambiente de azúcar en sangre en el embarazo disminuya. Por ejemplo, el hecho de que el cuerpo utilice las grasas como energía para que el bebé obtenga esta de la glucosa altera la sensibilidad a la insulina.

No obstante, son procesos fisiológicos que se producen de forma natural y que no pueden evitarse.

Ahora bien, existen otros factores de riesgo de la diabetes gestacional a tener en cuenta:

  • Mujer gestante con más de 30 años.
  • Enfermedades metabólicas y obesidad con un IMC mayor a 30 kg.
  • Embarazos previos con diabetes gestacional.
  • Abortos de repetición.
  • Embarazo múltiple.
  • Hipertensión durante el embarazo (causa-consecuencia).
  • Familiares de primer grado con diabetes mellitus.
  • Exceso de tamaño del bebé en embarazos anteriores (macrosomía).

Y, como dato curioso, también es considerado un factor de riesgo para padecer diabetes durante el embarazo el hecho de pertenecer a grupos étnicos específicos; quizá por las circunstancias y estilos de vida que, como veremos en un momento, tienen un peso importantísimo en el tratamiento de la diabetes gestacional.

TENER DIABETES GESTACIONAL, ¿AFECTA A MI BEBÉ?

Piensa que la diabetes, aunque sea por un periodo más o menos corto como lo es el embarazo, no deja de ser una enfermedad metabólica. Por tanto, la diabetes materna sí que tiene consecuencias, ya no solo en el bebé, sino también en la mamá.

¡Pero espera! Maticemos. Esto es un poco lo de siempre: Padecer diabetes en el embarazo puede ser un escenario arriesgado, ¡eso está claro! Pero no tiene por qué complicarse si contribuimos creando un contexto saludable a nivel físico y mental.

‘Sí, sí, todo eso me lo imagino; pero ¿cuáles son las consecuencias de la diabetes gestacional?

De acuerdo, de acuerdo, vamos a ver cuáles son los riesgos de la diabetes durante el embarazo 😉

madre-bebé-amor
La diabetes gestacional supone un riesgo para el bebé

POSIBLES CONSECUENCIAS DE LA DIABETES GESTACIONAL

En el caso de la mamá, las posibles consecuencias de tener niveles alterados de glucosa en sangre durante los meses de embarazo pueden ir desde infecciones genitourinarias como cándidas hasta preeclampsia (sobreelevación de la tensión arterial y proteínas en orina).

Además, y aunque lo normal es que los niveles de azúcar en sangre vuelvan a la normalidad tras el parto, la diabetes gestacional puede prevalecer tiempo después de haber dado a luz.

En este caso, habrá que descartar una posible diabetes mellitus tipo 1 y/o confirmar la prevalencia de la diabetes materna tras el embarazo. Aunque, como te decía, esto no suele ser lo habitual (1-3% de los casos).

Por otro lado, estos son los posibles riesgos de la diabetes gestacional para el bebé:

  • Teratogénesis o malformaciones en el feto.
  • Hiperglucemia e hiperinsulinemia intrauterina.
  • Nacimiento prematuro.
  • Macrosomía con consecuente cesárea.
  • Polihidramnios (presencia excesiva de líquido amniótico).
  • Posterior síndrome metabólico u obesidad.

No quiero que leer todo esto te altere, pues tan solo son posibles consecuencias de la diabetes gestacional cuyo riesgo de desencadenamiento podría ser menor si nos cuidamos, hacemos ejercicio durante el embarazo y llevamos una dieta variada entre otros consejos para la diabetes gestacional que desarrollaremos más adelante😊

¿CÓMO SABER SI TENGO DIABETES GESTACIONAL?

Aumento de sed, urgencia frecuente por orinar, fatiga excesiva, visión borrosa, náusea, vómitos y una larga lista de síntomas podrían hacerte suponer que tienes diabetes materna.

Sin embargo, los principales síntomas de la diabetes gestacional podrían serlo también de otras patologías o ser consecuencias secundarias del cambio que experimenta el cuerpo de la mujer durante el embarazo.

Por tanto, no te alarmes con lo que encuentres por internet; ya que la única forma de cerciorarte al 100% de si tienes o no diabetes en el embarazo es realizándote la prueba diagnóstica de la diabetes gestacional.

¿Quieres saber de qué trata? ¡Venga va! Te lo explico con más detalle.

DIAGNÓSTICO DE DIABETES GESTACIONAL

La prueba para la diabetes gestacional consiste en un cribado que se conoce como test de O’Sullivan y que, de forma general, se realiza a todas las embarazadas una vez alcanzada la semana 24-28 de embarazo para descartar la diabetes materna.

En esta prueba de detección de diabetes gestacional se administran 50 gr de glucosa a la embarazada en cualquier momento del día y, aproximadamente una hora después, se le realiza un análisis sanguíneo para ver la cantidad de azúcar en plasma.

Habitualmente, si el resultado es menor a 140 mg/dL, entonces se considera que todo está bien y que la embarazada no sufre de diabetes gestacional; aunque las horquillas y valores pueden variar según el laboratorio que realice la prueba.

‘¿Y qué ocurre si he superado esos 140 mg/dL?’

¡Te me has adelantado! Si esto pasara, tu médico te citará para realizar una sobrecarga oral de glucosa con 100 mg y, esta vez, deberás seguir las siguientes recomendaciones:

  • No restringir los carbohidratos de la dieta (mantener tu alimentación habitual).
  • Acudir en ayuno de 8 a 14 horas.

El día de la prueba, primero te realizarán un análisis de sangre para ver cómo tienes el azúcar en estado basal y, tras esto, te administrarán la glucosa y tendrás que permanecer sentada en la sala donde te realicen la prueba, ya que cogerán muestras de sangre tras 1, 2 y 3 horas después de la toma.

Como resultado, se confirmará la diabetes gestacional cuando dos o más de los siguientes valores salgan alterados:

  • Antes de la glucosa oral: >105 mg/dL
  • A la hora: >190 mg/dL
  • A las dos horas: >165 mg/dL
  • A las tres horas: >145 mg/dL

Si únicamente hay un valor por encima de lo establecido, se considerará la intolerancia a la glucosa y se repetirá el test a las tres semanas. Y si se detecta una glucosa basal mayor a 125 mg/dL en dos días diferentes, se corroborará finalmente la diabetes materna.

glucómeto-embarazo
Es importante realizar un seguimiento de la glucosa en sangre durante el embarazo

Tras el diagnóstico positivo, lo óptimo será realizar controles en casa con un glucómetro teniendo en cuenta que, para que todo esté bien, antes de comer la glucosa debe estar por debajo de 95mg/dL, una hora después de comer debe ser menor a 140 mg/dL y dos horas después ha de ser inferior a 120 mg/dL.

Además, sería fantástico que, a partir de la semana 28, acudas a tu médico para que te realice ecografías de seguimiento y se descarten posibles complicaciones como, por ejemplo, macrosomías.

¿Y SI TENGO DIABETES PREGESTACIONAL?

Si en tu caso ya vives con diabetes mellitus tipo 1 o 2 desde antes del embarazo o sufres algún tipo de riesgo (obesidad, historial familiar cercano, embarazos macrosómico previo), entonces se te realizará directamente la sobrecarga de 100 mg en el primer trimestre y se llevarán a cabo pruebas de seguimiento y seguridad.

¿Y SI NO ME HAN HECHO LA PRUEBA DE DIABETES GESTACIONAL Y YA VOY POR EL TERCER TRIMESTRE?

Si por cualquier cosa te encuentras en esta situación, ¡no te preocupes! Se seguirán los mismos pasos que en el caso anterior.

LO QUE ESPERABAS CON ANSIAS: EL MEJOR TRATAMIENTO PARA LA DIABETES GESTACIONAL

Y ahora llega el momento en el que quizás tenías la esperanza de leer la fórmula mágica y rápida de sobrellevar la diabetes durante el embarazo y en el que te respondo lo de casi todos los artículos: ¡No existe!

Aunque bueno, en el caso de la diabetes en el embarazo y si la situación se complica, como última opción sí que se puede tratar con insulinoterapia a la paciente. No obstante, la medicación para la diabetes gestacional de nada sirve sin un cambio previo en el estilo de vida y, por supuesto, deberá ser pautada por un profesional especializado.

Lo que puedes y debes hacer si tienes diabetes gestacional: ¡Descanso, gestión del estrés, movimiento y alimentación saludable! No hay más. No hay secreto.

DUERME, PERMÍTETE NO HACER NADA, CUIDA TU SALUD MENTAL…

Todos ellos son piezas clave para intentar mantener los niveles de glucosa bajos en el embarazo y crear un ambiente idóneo para el buen desarrollo de tu bebé.

Recuerda lo que te decía al principio: ¡Las hormonas juegan un gran papel en todo esto! Si tenemos el cortisol por las nubes constantemente, se nos complicará un poco el asunto, ¿no crees?

Por eso estos son algunos de los mayores consejos para tratar la diabetes gestacional que puedo darte: Mantén una buena higiene del sueño, saca tiempo para ti misma y controla el estrés en la medida de lo posible.

descansar-diabetes-embarazo
Una buena higiene del sueño es fundamental en el control de la diabetes gestacional

NO TE ALIMENTES, ¡NÚTRETE!

Nos hemos acostumbrado a confundir ambos términos y no. No es lo mismo alimentarse que nutrirse. Porque nos podemos alimentar con cualquier alimento de supermercado, pero tan solo nos nutriremos con nutrientes de verdad.

Y sí, lo sé: ¡Las hormonas te piden azuquitar! Sin embargo, cuando tienes diabetes gestacional hay que tener especial cuidado con esto para evitar las hiperglucemias e hiperinsulinemias en el embarazo.

No quiero decir que lleves una dieta super restrictiva y que elimines por completo los carbohidratos de tu alimentación; pero quizá si debas escoger aquellos que sean más completos: integrales, tubérculos, pseudocereales. Y que no sean el centro de tu plato.

Dale vidilla con frutas y verduras de colores variados, proteínas de calidad y grasas saludables. Y si hay días en lo que te pelearías con cualquiera por algo dulce: prepárate un bowl con fruta y crema de frutos secos. ¡Ya verás qué rico!

Además, si por ti misma te cuesta, acude a un dietista-nutricionista especializada en embarazo y/o que tenga conocimientos sobre diabetes gestacional que pueda echarte una mano.

Aunque te lanzo la pregunta: ¿Te gustaría que en BHealthy escribiéramos un artículo más en profundidad sobre alimentación durante la diabetes en el embarazo?¡Cuéntanos más abajo! 😉

‘EL PILAR MÁS IMPORTANTE EN LA DIABETES GESTACIONAL: EJERCICIO FÍSICO’

Pero antes, quiero dejar muy claro que realizar ejercicio físico adaptado en el embarazo es SUPER importante para la salud de la mamá y, en consecuencia, del bebé.

Y es que, más allá de todo lo bueno que tiene moverse durante el embarazo, los beneficios del ejercicio para la diabetes gestacional son INCREÍBLES.

ejercicio-diabetes-gestacional
Manteen la diabetes gestacional a raya con ejercicio físico

Darle a tu cuerpo un chute de movimiento ayuda muchísimo a disminuir las glucemias y mejorar la sensibilidad a la insulina; por lo que mantendrás la diabetes gestacional controladísima.

Además, la actividad física en el embarazo favorece el control del peso en caso de que lo necesites, mejora el estado de ánimo, hace que te sientas menos irritada y puede convertirse en ‘tu momento’.

Desde caminatas al aire libre, yoga y pilates adaptados al embarazo hasta ejercicios para embarazadas en el primer, segundo y tercer trimestre. ¡Tú eliges según el momento en el que estés y cómo te encuentres!

El ejercicio en mujeres con diabetes gestacional debería ser uno de los primeros ejes a poner en marcha en cuanto te den el diagnóstico de diabetes en el embarazo. ¡Estoy segura de que notarás mejoría!

¡Y no hay excusas! En BHealthy te lo ponemos muy fácil con nuestros programas presenciales y con modalidad online para que puedas mantenerte activa durante el embarazo junto con el asesoramiento de nuestra Coach especialista en embarazo que resolverá todas tus dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *