yoga-en-el-embarazo

YOGA EN EL EMBARAZO, ¿ES RECOMENDABLE?

Si el yoga en el embarazo está permitido o no, es una de las muchas dudas que le surgen a una mujer cuando se queda embarazada. Y, como siempre, BHealthy está aquí para despejar todas tus incógnitas y que te quedes más tranquila.

Porque en este artículo no solo veremos si el yoga prenatal es o no recomendable; sino que, además, te explicaremos cuándo y de qué manera debería practicarse yoga durante el embarazo, así como los distintos beneficios que podría aportarnos.

Pero ¡espera! Que también hablaremos de qué posturas de yoga prenatal son las idóneas, cuáles son aquellas que deberíamos evitar y qué otras alternativas para mantenerse activa en el embarazo existen.

Así que coge una infusión calentita, ponte cómoda y vamos a empezar con todo lo que necesitas saber sobre yoga en el embarazo 😊

YOGA PRENATAL: ¿SÍ O SÍ?

Antes de meternos en materia, me gustaría darte una lista de cosas a tener en cuenta respecto al yoga prenatal junto con algunas recomendaciones que son importantes de considerar si, finalmente, decides practicar yoga durante el embarazo.

¿Por qué digo eso de “si finalmente”? Pues muy sencillo: Porque el yoga para embarazadas NO es para todas las embrazadas.

¿Qué quiero decir con esto? Quiero decir que el yoga prenatal no es un ‘sí o sí’; sino un depende. Pues al igual que ocurre con otro tipo de ejercicios físicos para embarazadas como pilates o natación, por el hecho de que se recomienden, no quiere decir que te debas sentir obligada a practicarlos.

Está genial que a tu amiga o vecina le haya funcionado y te anime a ello. E igual de bien está que tu médico o matrona te hayan aconsejado hacer yoga en el embarazo, pero ¿cómo te sientes tú con la idea? ¿Te apetece realmente comenzar con el yoga estando embarazada?

Si es que no, no pasa nada. Hay otras muchas opciones y en la web de BHealthy te lo ponemos muy fácil con nuestros cursos online en los que dispones de rutinas de ejercicio para embarazadas que puedes realizar desde casa cuando puedas y quieras.

Y si es que sí, si de verdad te interesa el yoga prenatal, atenta a lo siguiente:

  • El yoga para embarazadas es más terapéutico que físico; es decir, practicar yoga durante el embarazo, de primeras, no te hará tener un cuerpo “bonito”, sino que sus beneficios están más ligados a lo emocional y a la conexión contigo misma y con tu bebé.
  • Cada embarazo, cada mamá y cada cuerpo es diferente. Con sus tiempos y sus momentos. ¡Escúchate mucho!
  • Practicar yoga en el embarazo junto con otras mamis es una opción estupenda; ya que te encontrarás en un espacio de comprensión e identificación que, quizá, no encuentres en otro lugar.
  • Es muy importante considerar el tipo de yoga que vas a practicar y que, o bien desde casa o bien con un profesional de yoga para embarazadas, adaptes los asanas a tu situación y contexto.
  • Utiliza ropa adecuada para practicar yoga embarazada. Que se ciña al cuerpo para que no estorbe al mismo tiempo que te de comodidad y no te apriete.
  • Si en algún momento de tu práctica de yoga prenatal sientes dolor o incomodidad: ¡Para! Escúchate, coge otra postura o cambia de opción.

Una vez que todo esto está claro, pasemos a ver detalladamente cuáles son los beneficios de practicar yoga en el embarazo.

YOGA EN EL EMBARAZO Y SUS BENEFICIOS

En general, el yoga es una práctica que, aunque suene místico, une el cuerpo y el alma. Por ello, los beneficios que se consiguen con la práctica de yoga en el embarazo son tanto físicos como emocionales.

De hecho, y como hablábamos en el artículo de yoga postnatal, deberías saber que realizar yoga durante o después del embarazo no va tan relacionado con conseguir ese cuerpo que tanto deseas, sino con la conexión y la relajación.

Así, el yoga en el embarazo te ayudará a que tu cuerpo sea funcional en todos los sentidos y a que tu mente encuentre un punto de equilibrio y tranquilidad.

yoga-durante-el-embarazo
Cuando realices yoga prenatal es imprescindible ser consciente de la práctica

A NIVEL FÍSICO: ¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DEL YOGA PARA EMBARAZADAS?

Practicar yoga durante el embarazo no solo tiene beneficios durante la gestación; sino que el yoga prenatal puede ser un gran aliado a la hora de preparar a la mujer para el momento del parto.

Además, si practicas yoga en el embarazo, estarás creando el ambiente idóneo para conseguir una mejor recuperación postparto.

Con el yoga adaptado para embarazadas, poco a poco y con cada práctica, irás ganando tono y flexibilidad. Ambas deben ir de la mano ya que no sirve de mucho ser super flexibles y que los músculos no estén correctamente tonificados. Y tampoco lo contrario.

En resumen, realizar yoga en el embarazo te ayudará a:

  • Mejorar la propiocepción. Esto quiere decir que aprenderás a ser más consciente de cómo está tu cuerpo, a relacionarte con él y a reconectar con la zona pélvica del periné femenino.
  • Reducir los dolores en la espalda baja y las posibles lumbalgias que podrían aparecer con el paso de las semanas debido al desarrollo y crecimiento del bebé y, por ende, de tu barriguita.
  • Lograr una higiene postural adecuada. Donde tu espalda se mantenga recta, tus hombros abajo y tus piernas alineadas con tu columna vertebral.
  • Liberar tensiones musculoesqueléticas que surgen con los cambios y adaptar el cuerpo a esas alteraciones.
  • Conseguir que tu faja abdominal trabaje y se mantenga activa.
  • Tonificar la musculatura pélvica que se ve afectada con el peso del bebé y que necesitarás tener a punto y fortalecida para el alumbramiento; pues son los músculos que te ayudarán en el expulsivo en caso de parto vaginal.

Como ves, son muchísimos los beneficios de practicar yoga en el embarazo. Sin embargo, y como te decía, esto podría ser más bien consecuencia de los beneficios a nivel mental.

¡VENGA VA! DIME QUÉ BENEFICIOS TIENE PRACTICAR YOGA EN EL EMBARAZO A NIVEL EMOCIONAL

Muchos de ellos quizá ya los conozcas (más aún si ya vienes de practicar yoga antes del embarazo); o puede que, por el contrario, todo esto sea muy nuevo para ti y necesitas que te explique por qué el yoga prenatal es tan maravilloso para la mente.

Bueno… Para eso estoy, ¿no?

Como sabrás, durante los meses de embarazo, las mamis pasan por diferentes cambios hormonales (sobre todo en el primer y tercer trimestre); y esto hace que las emociones y el estado de ánimo estén como en una montaña rusa.

Al final, es lo más normal: Síntomas que nunca antes habías experimentado, un bebé creciendo en tu barriguita, preparativos para su llegada y muchísimas otras novedades.

yoga-embarazada
El yoga durante el embarazo tiene más beneficios a nivel emocional que físico

Aquí el yoga en el embarazo, si decides realizarlo, puede jugar un papel fundamental debido a que, durante su práctica, conseguirás:

  • Apagar el botón de automático, evadirte de lo externo y tomar conciencia del momento presenta.
  • Desconectar de los pensamientos rumiantes del día a día a través de la meditación.
  • Controlar la respiración o, mejor aún, aprender a respirar de forma natural y; siendo consciente; lo que, a su vez, será muy beneficioso en el parto.
  • Bajar la frecuencia cardiaca y enlentecer la respiración.
  • Activar el sistema nervioso autónomo parasimpático y, como consecuencia, dormir mejor y descansar más.
  • Disminuir las posibilidades de desarrollar depresión postparto debido a la conexión y el vínculo con tu bebé que se puede llegar a crear durante la práctica de yoga en el embarazo.

Y, como joya de la corona, practicar yoga en el embarazo te ayudará a reducir los niveles de cortisol y adrenalina; que son las hormonas del estrés y responsables de la activación del sistema nervioso simpático.

Con ello el estrés disminuirá, lo que a su vez tendrá repercusión a nivel físico como, por ejemplo, reduciendo la glucosa en sangre y/o mejorando la resistencia a la insulina, evitando las posibilidades de desarrollar una diabetes gestacional.

Así que, como ves, en términos generales y respondiendo a la pregunta que te ha traído hasta aquí, el yoga sí está recomendado para embarazadas.

EL MEJOR MOMENTO PARA EMPEZAR A PRACTICAR YOGA EN EL EMBARAZO

El cuerpo es muy sabio y, cuando una mujer se queda embarazada y comienza a experimentar cambios, te manda señales de lo que precisa en cada momento: Más movimiento, descanso, hidratación.

Por eso, la clave a la hora de escoger el momento idóneo para comenzar a realizar yoga prenatal es escucharte, entender en que instante te encuentras y el porqué de practicar yoga en el embarazo.

No obstante, vamos a ver lo que, de forma general, sería lo más recomendable a la hora de empezar con el yoga para embarazadas.

YOGA PRENATAL: PRIMER TRIMESTRE

Si antes de quedarte embarazada no realizabas rutinas de yoga en tu día a día, comienza poco a poco con yoga adaptado al embarazo o bien desde casa con rutinas cortas y sencillas o, si lo prefieres, acudiendo a clases de yoga para embarazadas.

Si por el contrario ya venías practicando yoga antes del embarazo y sientes que lo necesitas, puedes continuar con tus prácticas .

YOGA PARA EMBARAZADAS: SEGUNDO TRIMESTRE

El segundo trimestre del embarazo, es probable que, llegada la semana 14 de gestación, te sientas con más ganas y energía. Si no lo has hecho ya, sería un muy buen momento para implementar rutinas de yoga para cuidar de ti y tu bebé.

clases-yoga-embarazo
El segundo trimestre de embarazo podría ser el mejor momento para practicar yoga

YOGA EN EL EMBARAZO: TERCER TRIMESTRE

La barriga ha aumentado mucho su tamaño y es posible que te cueste un poco más realizar los ejercicios de yoga para embarazadas. Pero teniendo esto en cuenta y escuchando tu cuerpo, no dejes de moverte y disfruta dentro de tus posibilidades.

En las últimas semanas puede ser que sientas que ya no das para más. En este caso, descansa, moviliza tu cuerpo suavemente, respira y, tras dar a luz y pasado el puerperio, retoma poco a poco.

Aunque, si te ves con ganas, pero crees que necesitas ayuda, puedes buscar un profesional de yoga prenatal que te enseñe los asanas más adecuados para tu estado.

Y no olvides que no se trata de realizar clases de yoga durante el embarazo que duren horas y horas; bastará con rutinas de 15-20 minutos realizadas de 2 a 3 veces por semana.

¡Por cierto! Te doy un pequeño consejo: Si puedes, haz tu practica de yoga prenatal hacia el final de la tarde, porque quedarás taaan relajada, que dormirás del tirón 😉

ASANAS O POSTURAS DE YOGA EN EL EMBARAZO

Estamos llegando al final, pero antes quiero que tengas en cuenta qué posturas deberías evitar si practicas yoga en el embarazo y cuáles son más convenientes.

POSTURAS RECOMENDADAS DE YOGA PARA EMBARAZADAS

En tus prácticas de yoga durante el embarazo es conveniente que busques aquellas posturas con movimientos suaves de columna y que te permitan trabajar la cintura escapular para que haya amplitud en la caja torácica.

Esto es debido a que, avanzado el embarazo y por el crecimiento de la barriga, los órganos subirán hacia el diafragma y comprimirán esta parte dificultando tu respiración; por lo que trabajar esta parte te ayudará a estar más preparada para este momento.

Aplica también asanas que se centren más en fortalecer piernas y brazos, practicar el equilibrio y realizar movilidad de cuello.

yoga-prenatal
Durante tus prácticas de yoga en el embarazo busca posturas suaves

POSTURAS QUE DEBES EVITAR SI PRACTICAS YOGA EN EL EMBARAZO.

Por otro lado, es muy importante que, en tu práctica de yoga durante el embarazo, evites aquellos asanas que requieran de una exigencia abdominal muy elevada como pueden ser las planchas.

De la misma forma, deberás dejar para otro momento las posturas que requieren de una hiperextensión de la espalda, que también pueden llegar a exigir demasiado a la línea alba.

Por último, adapta las torsiones alargando bien la columna y girando sin realizar un sobreesfuerzo y una extensión profunda.

ALTERNATIVAS AL YOGA EN EL EMBARAZO

Como te dije al principio del artículo, si por cualquier cosa no te apetece realizar yoga durante el embarazo, está bien. Es tan válido como sí practicarlo.

Pero no me quería despedir sin ofrecerte otras opciones para mantenerte activa durante el tiempo que estés embarazada; ya que, siempre que no se te indique lo contrario, es importante que, de alguna manera, realices actividad física en el embarazo.

Por eso, te invito a que eches un vistazo a nuestro curso online con tronco propioceptivo, con el que podrás mantener un tono muscular a nivel abdominal que te permitirá preservar tu diástasis abdominal y con el que tu suelo pélvico se verá fortalecido y protegido ante el exceso de presiones que se generan a medida que crece tu bebé.

Además, en el canal de YouTube de BHealthy tienes muchísimos vídeos con rutinas de ejercicios adaptados para embarazadas que, con todo nuestro cariño, hemos preparado especialmente para ti.

Siente, respira y… ¡BHealthy!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *