Postparto después de una cesárea

POSTPARTO DESPUÉS DE UNA CESÁREA: Consejos y Cuidados

Una cesárea trasciende la mera realización de una cirugía común; implica una mezcla de emociones que va desde la alegría de convertirse en madre hasta la aprehensión ante el proceso quirúrgico en sí.

La experiencia del parto mediante cesárea implica una serie de consideraciones específicas durante el periodo postparto. La recuperación postparto después de una cesárea requiere cuidados especiales para garantizar una transición suave hacia la maternidad y una salud óptima tanto para la madre como para el bebé. En este artículo, exploraremos consejos prácticos y cuidados esenciales para las mujeres que se encuentren en un postparto después de una cesárea.

 Taller Online sobre Recuperación Postparto: Accede a ejercicios y consejos  para iniciar la recuperación postparto en casa

Postparto después de una cesárea: qué es y qué impacto tiene

Una cesárea es una intervención quirúrgica que implica realizar una incisión en el abdomen y el útero para extraer al bebé cuando el parto vaginal no es viable o seguro, ya sea por razones médicas o de emergencia. A diferencia del parto vaginal, la cesárea conlleva un período de recuperación postoperatorio y cuidados adicionales.

El postparto después de una cesárea es diferente a un parto vaginal. Es fundamental comprender los aspectos clave de la cesárea y cómo afecta el postparto después de una cesárea para garantizar una atención adecuada.

Cuidados inmediatos Después de la Cesárea

Tras la cirugía, es habitual permanecer en el hospital durante unos días para una observación cercana y atención médica adecuada. Durante este tiempo, es esencial seguir las indicaciones del personal médico para vigilar la incisión quirúrgica, controlar posibles complicaciones y asegurar una adecuada cicatrización.

Justo después de practicar una cesárea, la madre es trasladada a una sala de recuperación, donde se monitorea de cerca su salud y se controla el sangrado. Durante este tiempo, es esencial mantenerse informada sobre los cuidados inmediatos y las pautas a seguir para que el postparto después de una cesárea sea exitoso.

¿Qué se tiene que tener en cuenta?

Hay muchos aspectos a tener en cuenta, pero siempre hay dos preguntas que se repiten constantemente y que aquí vamos a intentar solventar. 

1. Cuidados de la Incisión e Higiene. ¿Cómo cuidar la cicatriz?

La incisión quirúrgica es una parte crucial del proceso de recuperación. Mantener la cicatriz limpia y seca es vital para prevenir infecciones. Los puntos o grapas se retiran aproximadamente a los 10 días después de la intervención, pero la completa curación de la herida puede llevar entre 6 y 8 semanas. Por tanto, es uno de los aspectos más imporantes del postparto después de una cesárea. ¡No lo descuides!

Durante este periodo, como ya hemos dicho, es crucial mantener la zona limpia y seca. Para lograrlo, utiliza un jabón neutro mientras te duchas y lava suavemente la zona con las manos (evitaremos los baños). Después, sécala suavemente con una gasa mediante toques delicados (utilizar un secador en la función de aire frío para evitar posibles quemaduras puede resultar útil). Se recomienda dejar la zona de la cicatriz al aire y evitar fricciones; por lo tanto, es más cómodo utilizar ropa ancha y holgada que no roce la herida. Ten en cuenta que no es necesario cubrir la herida, con colocar una gasa o compresa para evitar roces con la ropa será suficiente. 

postparto después de una cesárea
Cuidar la cicatriz en el postparto después de una cesárea es muy importante

En las primeras semanas del postparto después de una cesárea, es normal experimentar sensaciones de tirantez y picazón, pero no te preocupes, ya que forman parte del proceso de curación. Si te planteas el uso de productos como geles, cremas o antisépticos, es fundamental consultar a tu profesional de la salud para obtener orientación. No todas son beneficiosas. 

Puede parecer una tontería, pero al realizar acciones involuntarias como toser, reír o estornudar, es posible que sientas dolor, por lo que se recomienda proteger la zona sujetando el abdomen con las manos o utilizando una almohada para brindar soporte y protección. Aunque pueda resultar desafiante, mantener una buena “higiene postural” es especialmente importante durante estas semanas, así que esfuérzate por mantener la espalda recta.

2. Movilidad y Actividad Física. ¿Cuándo retomar el ejercicio?

En las primeras semanas, se aconseja evitar esfuerzos físicos significativos, ya que la cicatriz está en proceso de cicatrización y podría haber riesgo de complicaciones.

Pasadas las dos primeras semanas, si te apetece, puedes empezar con ejercicios suaves y adaptados al momento: respiración abdominal y torácica, movilidad dorsal… Estos te ayudarán a evitar dolor de espalda, generar presión en el suelo pélvico y empezar a reconnectar con tu zona abdominal.

Una vez que la cicatriz está completamente cerrada y se ha producido la involución de todos los órganos, aproximadamente a las 8 semanas, es posible empezar con ejercicios de recuperación que incluyan hipopresivos o ejercicios con el tronco propioceptivo (aprovechamos para recordarte que desde BHealthy podemos ayudarte en tu recuperación postparto. No olvides echar un vistazo a los nuestros cursos.

Los ejercicios para la recuperación postparto después de una cesárea, están diseñados para fortalecer los músculos abdominales y el suelo pélvico. Por lo tanto, actividades intensas como correr o realizar abdominales están totalmente desaconsejadas durante los primeros meses.

Aunque el reposo es necesario en las primeras semanas, a media que se va recuperando, la movilidad suave promueve la circulación y acelera la recuperación. Dado que los músculos están debilitados después de la intervención quirúrgica y el período de reposo, se recomienda empezar con ejercicios conscientes de intensidad baja para conectar de nuevo con el cuerpo, sin poner en riesgo la cicatriz. Es fundamental tener en cuenta que estos ejercicios no deben causar dolor. Evita levantar objetos pesados y actividades extenuantes que puedan poner tensión en la cicatriz.

Para fortalecer el suelo pélvico, se sugiere realizar ejercicios hipopresivos. Estos ejercicios son altamente beneficiosos en el postparto tanto para el abdomen como para el suelo pélvico. Estos pueden complementarse con los conocidos ejercicios de Kegel, los cuales sí pueden realizarse durante el embarazo. 

¡No te olvides de todos estos consejos si quieres tener un exitoso postparto después de una cesárea! Pero espera que aún hay más…

 Guía de Maternidad Empoderada: Descarga nuestra guía con consejos sobre  postparto, lactancia y el cuidado de tu bebé.

Otros Consejos Prácticos para el PosTparto después de una Cesárea

La adaptación a los cambios físicos y emocionales pueden presentar desafíos únicos para las madres que han experimentado una cesárea. Aquí te dejamos algunos consejos prácticos para enfrentar el postparto después de una cesárea de manera efectiva:

1. Apoyo Emocional

El postparto puede ser desafiante en todos los sentidos, especialmente después de una cesárea. Pero las emociones son como una montaña rusa. Buscar apoyo a través de amigos, familiares o grupos de apoyo puede ayudar a gestionar el estrés y la ansiedad. Compartir experiencias con otras mujeres que han pasado por cesáreas puede proporcionar una perspectiva valiosa.

postparto después de una cesárea
Es de vital importancia tener en cuenta las emociones en el postparto después de una cesárea

2. Cuidado de la Cicatriz

La cicatrización de la incisión es una parte integral del postparto después de una cesárea. En este artículo te explicamos todo lo que debes saber para tener la mejor recuperación posible de la cicatriz.

3. Planificación de la Alimentación

Tras la cesárea, como regla general, se permitirá a la mamá empezar a ingerir líquidos y consumir alimentos livianos aproximadamente de 6 a 8 horas después de la intervención. Nos referimos a comidas suaves, como puré de verduras o sopa. A lo largo de la estancia en el hospital, el médico irá incorporando gradualmente una variedad de alimentos.

Una vez en casa, se recomienda que la mamá siga una dieta blanda y saludable, rica en frutas y verduras para prevenir el estreñimiento. A pesar de la inquietud que muchas mujeres experimentan por perder el peso ganado durante el embarazo, lo fundamental en los primeras semanas es fortalecer el organismo y facilitar la recuperación de los tejidos afectados por la intervención.

Es crucial evitar alimentos que puedan generar gases, como legumbres, productos lácteos y algunos vegetales. Consumir los alimentos lentamente y masticar bien también ayuda a prevenir la acumulación de gases, que puede resultar molesta después de una cirugía abdominal. Y, sobretodo, bebe mucho líquida, que además de mantenerte hidratada, ayuda a evitar el estreñimiento (evita bebidas gaseosas, eso sí).

4. Gestión del Dolor

El postparto después de una cesárea también implica, en algunas ocasiones, sentir dolor. Seguir las indicaciones médicas para la administración de medicamentos y explorar opciones no farmacológicas, como compresas frías o calientes, puede ayudar a aliviar la incomodidad. También es posible tomar analgésicos que no afecten a la lactancia materna en caso que la estés practicando. 

Incorporando el PosTparto después de una Cesárea en la Rutina Diaria

Adaptarse a la nueva dinámica de la maternidad después de una cesárea puede llevar tiempo. Pero lo que nos puede ayudar es establecer una rutina diaria que equilibre las necesidades del bebé con el autocuidado de la madre. Aquí hay algunas sugerencias para facilitar la transición:

Delegar Responsabilidades

Aceptar la ayuda de amigos y familiares para realizar tareas domésticas o cuidar del bebé permite a la madre centrarse en su recuperación. Delegar responsabilidades contribuye a reducir el estrés y la presión durante el postparto después de una cesárea.

Descanso Prioritario

El descanso es esencial para la recuperación. Aprovechar las oportunidades para descansar cuando el bebé duerme y establecer un horario de sueño coherente mejorará la energía y la resistencia durante el día.

Comunicación Abierta

La comunicación abierta con el equipo médico y la pareja es clave en el postparto después de una cesárea. Discutir cualquier preocupación, ya sea física o emocional, facilita la identificación de soluciones y la obtención del apoyo necesario.

Monitoreo Continuo y Consultas Médicas

El postparto después de una cesárea implica un monitoreo continuo de la salud de la madre y el bebé. Asistir a las consultas médicas programadas y estar atenta a cualquier síntoma inusual es esencial para una recuperación óptima.

Signos de Complicaciones

Estar informada sobre los posibles signos de complicaciones, como:

  • Fiebre (hay que tener en cuenta que la subida de la leche puede producir febrícula)
  • Enrojecimiento excesivo o secreción de la incisión: la herida está roja, caliente, hinchada o duele más o drena contenido
  • El flujo vaginal es maloliente (fétido)

Ante cualquier síntoma preocupante, buscar atención médica de inmediato garantiza una intervención temprana.

Planificación de Futuros Embarazos

En términos generales, se aconseja no buscar un embarazo hasta después de un año desde la cesárea. Sin embargo, este periodo podría extenderse en situaciones donde persista debilidad en la pared uterina, se detecte líquido en la zona de cicatrización (istmocele) o en casos de patología materna.

postparto después de una cesárea

En el caso de tener la intención de concebir pronto, se puede llevar a cabo una evaluación preliminar seis meses después de la cesárea para planificar de manera serena la próxima gestación.

Lo ideal es comentar con el profesional de la salud el intervalo recomendado entre embarazos valorando tu situación, ya que un tiempo adecuado entre cesáreas puede reducir el riesgo de complicaciones en futuros embarazos.

Mi herida ha cicatrizado. ¿Cuándo empezar a tratar la cicatriz de la cesárea?

Este es uno de los temas que más preocupan a las madres que han dado a luz mediante esta práctica. Un mes después del parto o al concluir la cuarentena, es el momento adecuado para comenzar ciertos cuidados. Una vez que los puntos han caído y la costra se ha desprendido, se puede iniciar la aplicación de aceite de rosa de mosqueta para ayudar a recuperar la elasticidad de esta zona. Se aplica realizando un suave masaje (no tiene que ser doloroso). 

En algunas ocasiones, se pueden emplear parches de silicona si se observa que la cicatriz tiende a volverse más gruesa (queloides). Sin embargo, es importante tener en cuenta que el uso de parches podría limitar el automasaje de la cicatriz en etapas posteriores. En todo caso, será la fisioterapeuta quien determine las prioridades en cada fase del proceso de recuperación.

Si quieres más información sobre este tema, te recomendamos que eches un vistazo a este otro artículo “¿Cómo recuperar la cicatriz de la cesárea?” donde te indicamos una serie de recomendaciones y pautas a seguir. 

Resumiendo…

El postparto después de una cesárea requiere una atención especializada. Siguiendo cuidadosamente los consejos y cuidados mencionados, las madres pueden disfrutar de una recuperación más rápida y efectiva, permitiéndoles abrazar plenamente su papel en la maternidad.

Y si necesitas orientación sobre tu recuperación postparto después de una cesárea, a nivel físico, no dudes en contactar con nosotras. ¡Nuestro equipo te guiará y te ayudará en esta nueva etapa!

Nueva llamada a la acción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *