Masaje Perineal

masaje perineal

Estar activas durante el embarazo, realizar ejercicio físico, alimentarnos muy bien, hidratarnos adecuadamente y, en general, optimizar nuestro estado de salud y por ende el de nuestro bebé o bebés, seguramente son objetivos que comenzamos a plantearnos desde fases muy iniciales del embarazo. 

Sin embargo, conocer y cuidar nuestro suelo pélvico y periné, muchas veces pasa a ser un objetivo del postparto, cuando seguramente ya haya habido alguna pequeña o no tan pequeña lesión o disfunción.  

Así que aprovechando que tenemos tan buenas intenciones de cuidarnos durante el embarazo, vamos a cuidar nuestro suelo pélvico.

BENEFICIOS DEL MASAJE PERINEAL

Así que con este artículo, vamos a profundizar sobre el masaje perineal: una herramienta física preventiva que consiste en la estimulación táctil de la piel y los tejidos del periné, que nos permitirá:

  • Conocer la zona
  • Sentir cómo está.
  • Relajar la musculatura
  • Dar elasticidad al tejido,
  • Mejorar la circulación sanguínea local de la zona. 

Además, el masaje perineal, es una técnica fácil de realizar, sin efectos perjudiciales y que permite la participación de la pareja así que todo son beneficios! Y, por si fuera poco, reduce la incidencia de episiotomía y dolor perineal en el postparto 👏

antes de nada, ¿Qué es el periné?

El periné, es la parte del cuerpo que forma el suelo de la pelvis o suelo pélvico, donde se encuentran los órganos genitales externos y el ano.

Esta formado por tejido blando, músculos y ligamentos (tejido conectivo) . El periné tiene forma de rombo y se divide en dos triángulos (imagen). En el triangulo anterior se encuentran el clítoris, la uretra y la vagina, y en el posterior el núcleo fibroso central y el ano. 

Masaje Perineal

El masaje perineal sobre todo se realiza sobre la zona del triángulo posterior, donde encontramos el núcleo fibroso y el ano. Esto no quiere decir que no pueda o deba masajear, tocar y sentir la zona del triángulo anterior; al contrario, podemos empezar masajeando esta zona, preparando y y sintiendo el tejido, para luego, realizar las técnicas más específicas del masaje.

¿Cuándo debo realizar el masaje perineal? 

El masaje ha demostrado ser eficaz si se empieza a realizar a partir de la semana 32 de gestación. Sin embargo, como fisioterapeuta y madre, te aconsejo que empieces a tomar conciencia, a conocer y sentir tu periné, desde antes, no solo a través del masaje, también desde la observación, desde la movilidad de la pelvis y sentir como se comporta tu con el movimiento. Esto te permitirá ser más conscientes e integrar en tu esquema corporal, un área que generalmente es una gran olvidada.

¿Con qué frecuencia? 

Cuando empieces con el masaje en si, a partir de la semana 32 puedes empezar con 2 días a la semana e ir aumentando progresivamente hasta realizarlo si quieres, cada día. 

¿Cuánto tiempo hay que aplicar el masaje perineal para que sea efectivo? 

Entre 10 y 15 min te llevará realizar los “pases” / movimientos que te explicaré más adelante. Si lo conviertes en u ritual de mimos para ti , puedes aprovechar y ponerte en un lugar tranquilo, relajarte, respirar, ponerte música que te guste de fondo, bajar las luces y convertirlo en un momentito de relax y conexión contigo y tú bebé.

Si te apetece, lo puedes compartir con tu pareja, o te lo puedes realizar tú misma.

La evidencia científica demuestra que la constancia es clave para que sea efectivo. Pero el que no se convierta en una tarea pesada para ti o tu pareja, también es importante 😉

¿Qué debo tener en cuenta? 

El masaje perineal lo puedes realizar tu misma, tu pareja u otra persona. Te aconsejo que vayáis con una fisioterapeuta especializada, para que os enseñe la técnica, y así estéis más seguros y relajados a la hora de realizarlo.

También es buena idea que la fisio realice el masaje alguna vez más, antes de la fecha prevista de parto. No porque lo hagáis mal o lo hagamos mejor las físios, pero tenemos esa facilidad y sensibilidad para trabajar con las manos que puede contribuir a que el masaje tenga aún mejor efecto. 

Si eres tú misma quien realiza el masaje, te aconsejo que lo realices medio tumbada, medio sentada en la cama, ayúdate de cojines para estar cómoda y utiliza un espejo para guiarte.

Lava las manos antes, uñas limpias y cortadas.

Puedes darte antes una ducha con agua un poco caliente o utilizar un paño de agua caliente para relajar la zona.

En el caso de que seas tú misma quien te haces el masaje perineal, utiliza los dedos pulgares. Si es tu pareja u otra persona, se utilizarán los dedos índice y corazón. 

Utiliza un lubricante de base acuosa para realizar el masaje perineal, lo más neutro y natural posible. 

¿Cómo se realiza el masaje perineal?

  • Te aconsejo que estés lo más cómoda posible en posición semisentada. Utiliza un espejo, para reconocer tu vulva y periné. Puedes probar hacer una contracción y podrás observar cómo se recoge suavemente hacia adentro, en dirección craneal y luego cómo se relaja descendiendo.
  • Al realizar tu misma el masaje perienal, utiliza lo dos dedos pulgares, colócalos en el interior de la vagina, unos 3-4 cm y comienza poco a poco a presionar y soltar en dirección al recto. Imagina que tienes un reloj dibujado, las 6 sería el recto. Cuando veas que controlas la presión, que es una buena presión, la notas pero no duele, haz unas cuantas repeticiones. Después presiona en la misma zona pero en diagonal: en el reloj serían las 4 y las 8, y luego lateral, las 3 y las 9. 
  • Luego vamos a hacer una presión mantenida hacía las 6. Notarás que el tejido al principio se resiste un poco a relajarse y poco a poco va cediendo, mantén la presión entre 1 y 2 minutos.
  • Ahora, haz lo que llamamos técnica de contracción – relajación. Haz una contracción mantenida del suelo pélvico durante 5 segundos, sintiendo como cierras el ano y la vagina. Relaja y espera 5 seg. A continuación, con los dedos en la misma posición anterior, volvemos a presionar/ estirar el tejido hacia abajo (dirección recto o las 6 del reloj). Realiza la misma técnica en diagonal y a los lados. Puedes hacerlo dos veces en cada dirección.
  • Para terminar, coge esta zona del periné que has venido trabajando, la atrapas entre los dedos pulgares (que tengo en el interior de vagina) y los dedos opuestos que están en el exterior, y realiza un movimiento oscilante desde las 3 hasta las 9, pasando por todo el recorrido del reloj imaginario 😉. Repítelo a lo largo de 3-4 min 

¡¡Y ya lo tenemos!! Masaje perineal, listo!! 

¿Que precauciones hay que tener en cuenta? 

  • Hay que evitar presionar sobre la uretra (las 12 del reloj) para prevenir infecciones de orina
  • Si aparece dolor, parar el masaje perineal.

¿En qué casos es recomendable evitar el masaje perineal? 

  • Varices vulvares
  • Infecciones urinarias o vaginales
  • Otras complicaciones del embarazo

Si quieres saber más sobre el cuidado de tu suelo pélvico durante el embarazo, aquí te dejo un directo en el que hablamos con más detalles sobre el tema:

Y si te apetece seguir leyendo y descubriendo sobre el maravilloso mundo del embarazo, el postparto y la maternidad, aquí te dejo el acceso directo a nuestro blog. Seguro que encuentras artículos que podrán ayudarte en este momento tan especial de tu vida!

Finalmente, cualquier duda que te ha podido quedar o surgir a raíz de esta lectura, me puedes escribir por email a hola@bhealthy.es y estaré encantada de darte una respuesta más personalizada;)! 🙃🙂

Te mando un abrazo, y BHealthy!

Escrito por: Angela Montoya, Fisioterapeuta especializada en Suelo Pélvico, entrenadora de BHealthy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.