fisioterapeuta suelo pélvico embarazo

Suelo pélvico embarazo. ¿Qué debes saber?

Hay embarazadas que, justo después de saber que lo están, se apresuran a acudir a la fisioterapeuta de suelo pélvico. ¿Es realmente necesario visitar a esta especialista tan deprisa? ¿Cuándo debes revisar el estado de tu suelo pélvico, si estás embarazada? ¿Es necesario acudir también a la osteópata?

Esta entrevista resuelve todas las dudas que nos habéis hecho llegar sobre suelo pélvico embarazo. Nuestra fisioterapeuta de referencia en Sant Cugat, Núria Caballé, desmiente falsos mitos y revela verdades sobre este tema.  

1. Suelo pélvico embarazo. ¿Debo visitar a una fisioterapeuta de suelo pélvico si acabo de saber que estoy embarazada?

Espera. Primero de todo, felicidades por tu embarazo. ¡Date tiempo para asimilar esta gran noticia!

No hace falta que vayas a la fisioterapeuta de suelo pélvico en el primer trimestre de embarazo, ni realizar una visita preconcepción con esta especialista, a no ser que tengas algunos de los síntomas que indican debilidad en el suelo pélvico. 

Sin embargo, sería ideal hacer una visita preconcepción con una osteópata especializada en obstetricia. Así te asegurarás de que la pelvis está libre, móvil y que tu cuerpo podrá adaptarse a los cambios que se van a producir en él.

También es recomendable, antes de quedarte embarazada o durante el embarazo (si no has podido hacerlo antes), que revises el tema de la alimentación, consultando, si hace falta, a profesionales de psiconeuroinmunología. 

2. ¿Cuáles son los síntomas que indican debilidad en el suelo pélvico y la necesidad de acudir al fisioterapeuta de suelo pélvico?   

  • Pérdidas de orina. Debemos ser 100% continentes. ¡No es normal que se escape el pipí!
  • Urgencia para ir al baño en vez de poder posponerlo.
  • Necesidad de ir muy a menudo al baño.
  • Tener que hacer fuerza para empezar la micción. Ir a hacer pipí y de vientre tiene que ser rápido, fácil y completo.
  • Sentir molestias en las relaciones (tirantez, dolor, alteración de la sensibilidad).
  • Ir muy estreñida.
  • Tener incontinencia de gases. A ello hay que añadir que tampoco es normal tener gases, porque significa que algún alimento nos está provocando inflamación y podría acabar provocando una excesiva presión en el suelo pélvico y otras estructuras.
  • La apertura vaginal. Es decir, cuando notas la entrada y salida de aire o agua (si vas a la piscina, por ejemplo) en la vagina. O si cuando tienes la menstruación, notas que baja la copa menstrual o el tampón.

Todos estos síntomas serían motivo para visitar a la fisioterapeuta de suelo pélvico antes del embarazo, o si ya estás embarazada.

Trabajando con esta especialista y realizando los ejercicios adecuados, podrás recuperar el tono del suelo pélvico y reforzar toda la musculatura abdomino lumbo pélvica. ¡Es muy importante para disfrutar de un embarazo saludable!

3. ¿Es normal sentir dolor en algunas partes del cuerpo, durante el embarazo?

No. La ciática, la presión en el bajo vientre, el dolor en las costillas o cualquier otro tipo de dolor físico puede remediarse. ¡Que no te digan que “es normal”!

Suelo pélvico embarazo: practicar ejercicios adaptados es esencial para prevenir el dolor y para llegar preparada al nacimiento.

Acude a la fisioterapeuta especializada en suelo pélvico, para que te ayude a que tu cuerpo pueda adaptarse a todos los cambios, detectando y tratando los síntomas que aparezcan y ofreciéndote herramientas de prevención.

Porque los fisioterapeutas debemos fomentar la prevención, por ejemplo, recomendando la práctica de ejercicios adaptados durante el embarazo de forma regular: ¡es super importante moverse en esta etapa!

Como ya sabes, en BHealthy te pueden acompañar de forma online o presencial, para que practiques deporte, de forma saludable, durante todo el embarazo. 😉

4. Por lo tanto, en la semana 25 de embarazo, tener dolor en el coxis, se debería tratar…

Evidentemente. De no ser así vas a tener más presión al final del embarazo y más dolor el día del parto. Empezaríamos con osteopatía para aliviar el dolor y, si hay hipertonía en los músculos de la cadera y en el suelo pélvico, también trabajaríamos con fisioterapia.

5. Volviendo al tema suelo pélvico embarazo. Una vez superado el primer trimestre y si sigo sin síntomas, ¿cuándo debo acudir a la fisioterapeuta de suelo pélvico?

Podrías esperar hasta la semana 30. Entonces valoraríamos cómo están la pelvis, la postura y faja abdominal, el diafragma y el suelo pélvico. Y a partir de la semana 32, empezaríamos con el masaje perineal.

Si no hay dudas, a veces no nos volvemos a ver hasta el postparto. Esa visita es recomendable antes de empezar con la actividad física.

6. A una mujer que antes de quedarse embarazada no tiene síntomas de debilidad en el suelo pélvico, pero que, durante el primer trimestre, tiene muchos vómitos y pérdidas de orina debido al sobreesfuerzo por vomitar. ¿Qué le recomendarías?

Suelo pélvico embarazo. Si tienes vómitos que te provocan pérdidas de orina y persisten hasta las semanas 18-20, visita a tu fisioterapeuta de suelo pélvico.

Si no empeora mucho, le diría que espere a que haya pasado el primer trimestre.

Entre las semanas 18-20, si siguen las pérdidas de orina, debería ir a la fisioterapeuta de suelo pélvico para hacer una valoración, recibir pautas de ejercicios, de posturas, etc.

Si, en cambio, a estas alturas, todo va bien y ya no tiene ni vómitos ni otra sintomatología, como decía en la pregunta anterior, podría esperar hasta la semana 30 para visitarse con esta especialista.

7. ¿Para qué se recomienda el masaje perineal?

Si hablamos de suelo pélvico embarazo es básico explicar qué es y para qué sirve el masaje perineal. Este masaje ayuda a flexibilizar la fascia endopélvica. Es decir, mejora la circulación en la zona del suelo pélvico y le da elasticidad de cara al día del parto. Además, nos ayuda a conectar con el canal de nacimiento.

Según la evidencia científica, está indicado para todas las mujeres (excepto casos muy concretos).

Es importante recalcar que no es imprescindible para evitar la episiotomía.

Se hace internamente, en el suelo pélvico. Puede hacértelo tu pareja, o tú misma, en una postura cómoda y durante unos 5 minutos, en días alternos o 3-4 veces por semana. Nunca tiene que ser doloroso, como mucho puede provocar un poco de incomodidad.

De hecho, los primeros días vas a notar más tirantez, pero al cabo de una semana ya lo tolerarás mucho mejor. No lo abandones; si te duele, pide ayuda a tu fisio de suelo pélvico.

Yo aconsejo que te lo haga tu pareja, para empezar a trabajar en equipo de cara al nacimiento. Tu acompañante podrá así dedicar ratitos a conectar con vuestro bebé y con la etapa que está por venir.

Este espacio de masaje también te ayudará a conectar con esta parte del cuerpo que a menudo tenemos olvidada y que ahora va a hacer posible el nacimiento de tu hijo.

8. Y el EPI-NO, ¿para qué sirve?

El EPI-NO se utiliza para acompañar el masaje perineal pero no es imprescindible.

A veces acompañamos el masaje perineal con el EPI-NO, que ayuda sobre todo en el caso de mujeres que tendrán un parto sin analgesia. Pero no es imprescindible: sabemos parir sin necesidad de ayuda externa.

9. ¿Aconsejas hacer ejercicios de Kegel durante el embarazo?

¡Sí! Sirven para mantener un suelo pélvico sano e ir preparándonos de cara al parto.

10. ¿Puedo contribuir de algún modo para que evitar que me hagan una episiotomía?

Como te decía, el masaje perineal no es una garantía de que no te la hagan. Pero sí puede ayudar a evitarlo. En definitiva, lo que está en tus manos es: mejorar la elasticidad de tu suelo pélvico, fortalecer esa zona con ejercicios de Kegel (entre otros), e intentar fluir y relajarte al máximo el día del parto.

Pero hay otros factores importantes a tener en cuenta para evitar una episiotomía: el profesional te va a acompañar y el protocolo de parto. Y es que, según quién nos atienda y cómo lo haga, la probabilidad de episiotomía sube o baja.

Es importante elegir un profesional y una maternidad que vayan acorde con lo que a ti te gustaría.

11. ¿Qué es el plan de parto y para qué me va a servir?

En este documento podrás describir cómo te gustaría que sea tu parto: si querrás poder moverte con libertad o no, si querrás epidural o no, si necesitarás contar con una bañera, etc.  

Pero como decía, asegúrate de que el profesional con en el que vas a parir y el centro donde vas a hacerlo, casen con lo que estás buscando y puedan acompañarte.

Muchas veces queremos que nuestro ginecólogo de toda la vida nos acompañe al parto, sin embargo, nuestro plan de parto y su forma de trabajar no encajan. Abre la mente, hay muchos más profesionales que te pueden acompañar.

12. ¿Existen diferentes tipos de preparación al nacimiento? ¿Cuál es la que me conviene a mí?

La preparación al nacimiento es importante, busca la que te convenga más según el tipo de parto que desees. Pero yo te diría, con cinco sesiones es necesario, no hace falta más. Y, sobre todo, que sea muy práctica, es decir, que esté enfocada a enseñarte posturas para favorecer la dilatación, para liberar la pelvis, para tolerar el dolor, a trabajar tus miedos y a relajarte con el hipnoparto, etc.

A veces nos dan mucha información teórica, pero realmente lo necesario es que te ayuden con posturas y te acompañen para que puedas fluir y sentirte empoderada el día del parto. La preparación al nacimiento debe ayudarte a conectar con tu capacidad innata de parir.

Vale la pena invertir tiempo en la preparación al parto y hacer ejercicio durante el embarazo, porque en mis años de experiencia como fisioterapeuta de suelo pélvico, he comprobado que aquellas mujeres que han conectado con su cuerpo, con ejercicio terapéutico, preparación al parto, etc. tienen un embarazo, parto y postparto mejor.

13. Además de estar informadas es importante sentirnos capaces de dar a luz.

Exacto.Estamos hechas para ello. Tenemos que relajarnos y responsabilizarnos de nosotras mismas, no dejarlo todo a manos del médico.

Si vas a dar a luz infórmate, descarta la información que no te funciona, decide cómo quieres que sea tu parto, conecta con tu intuición, elige a los profesionales que van a acompañarme ese día. Y, sobre todo, acepta que las cosas puedan ir diferente a cómo habías imaginado y prepárate para poder adaptarte a lo que venga.

Hay mujeres que han tenido cesáreas super respetuosas y muy humanizadas, porque no había otra opción que hacer cesárea, aunque ellas querían un parto vaginal. ¡Y tienen un relato de parto positivo!

14. ¿Qué papel juega la osteopatía si hablamos de suelo pélvico embarazo? Nos decías que es importante realizar una visita preconcepción. Y, ¿durante el embarazo?

Cuando hablamos de suelo pélvico embarazo, la osteopatía juega un papel importante.

Además de la visita preconcepción, es recomendable realizar unas dos o tres visitas en todo el embarazo. Por ejemplo, una por trimestre. Nos servirá para preparar la pelvis, evitar restricciones de movilidad de sacro, de coxis…

En definitiva, para revisar que no haya tensiones extra en alguna zona de la barriga, espalda o pelvis. Si las hay, la osteópata las equilibrará.

¿Te has quedado con alguna duda? Escríbenos y te ayudaremos a que puedas resolverla 😉 .  

¡Un fuerte abrazo y BHealthy!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *