Natación para bebés II: preguntas y respuestas

En el artículo anterior, te dábamos respuestas a las preguntas más frecuentes de uno de nuestros servicios más solicitados: natación para bebés. A continuación, continuamos resolviendo otras cuestiones, esta vez más prácticas, que deben tenerse en cuenta si te apuntas a esta actividad familiar. Vamos a empezar!

Cuántos adultos pueden entrar en el agua?

Hoy en día, el ritmo de la vida es muy ajetreado y cada vez es más complicado disfrutar todos juntos, por eso consideramos tan importante convertir esta actividad en un momento único de conexión familiar.

Es por ello que permitimos que entren dos adultos por bebé. Nos encanta ver cómo disfrutáis todos juntos!

¿Cómo se trata el agua?

El agua se trata sin cloro, con el fin de proteger la piel sensible del bebé.

¿A qué temperatura?

Se mantiene a unos 31-32 ° C,  para que los bebés y los padres no paséis frío y podáis disfrutar al máximo de la actividad.

¿Qué necesitas para el bebé?

Recomendamos usar un bañador antifugas. De esta manera, no utilizamos pañales de agua y apostamos por una actividad más ecológica y económica.

Además, este tipo de traje de baño no absorbe el agua, lo que ayuda al pequeño a encontrar la posición horizontal de una manera natural.

¿Dónde podemos cambiarlo?

Dentro de la zona de la piscina, hay varios cambiadores donde puedes vestir y desvestir al bebé, evitando cambios repentinos de temperatura.

¿Cuándo y cómo empezar a realizar las inmersiones?

Las empezaremos a hacer cuando tanto vosotros como el bebé estéis preparados. Serán inmersiones  respetuosas, sin tensión ni miedos, con el fin de conseguir que las viva como algo natural.

¿Cuánto tiempo duran las sesiones?

Tienen una duración de unos 30 minutos, el tiempo en el que sentirás que ya tiene suficiente. Es una actividad que genera una gran estimulación, por lo que, pasado este período, es probable que experimente que ya tiene apetito y/o sueño.

Por supuesto, si en las primeras sesiones, tu bebé tiene suficiente con menos tiempo, deberemos repetarlo. Del mismo modo, podría ser que hubiera un día en el que no le apeteciera realizar la actividad. En estos casos, lo mejor será salir del agua y seguro que el próximo día será diferente!

En cualquier caso, lo más importante es que el bebé salga con una buena sensación.

¿Desde cuándo empezamos?

Desde los 3 meses de edad. Cuánto más pequeño sea en el momento de inicio, más disfrutará de la actividad.

Lo que puede suceder si lo dejáis para más adelante es que el bebé ya tenga cierta autonomía motriz fuera del agua, y no quiera sentirse “dependiente” en otro ambiente. Tal vez podríamos llegar a pensar que no le gusta el agua, sin embargo, simplemente lo que sucede es que prefiere explorar el mundo de una manera diferente. Por lo tanto, si empezamos antes de este momento, la diversión está garantizada.

¿Hasta cuándo podemos venir?

Las actividades de natación con bebés están pensadas hasta los 3 años. Pero es común que las familias que empezáis con nosotros desde que el bebé es bien pequeño, cuando llegáis a los 2 años, sentís que vuestro hijo/hija podría hacer más si vosotros no estáis en el agua. Por eso tenemos los grupos de autonomía.

Aun así, si las familias preferís seguir viniendo todos juntos a natación con bebés podéis seguir haciéndolo.

Este curso nos ayudará en algo para la playa y la piscina en verano?

¡Por supuesto! Especialmente para poder estar tranquilos y poder disfrutar del verano en la piscina o en la playa. Sabrás cómo coger y acompañar a tu hijo y él sabrá cómo es estar en el agua y que le aporta el medio acuático!

¡Nos vemos en el agua!

Y si quieres leer más sobre Embarazo, Postparto, Woman training y Maternidadaquí te dejamos el acceso directo a nuestro blog en el que encontrarás artículos que seguro no te dejan indiferente!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.