posparto sant cugat

Los cambios en el postparto: ¿Puedo hacer vida normal?

El embarazo y el postparto son procesos de cambio muy potentes para la mujer, tanto a nivel físico como emocional. Pero al mismo tiempo, muy diferentes el uno del otro.

Si has estado o estás embarazada, sabrás que se trata de una etapa llena de ilusión donde solemos dedicar todas nuestras energías a prepararlo todo para el gran momento, sobretodo si es el primero.

Solemos tener tiempo y ganas de cuidar de nosotras y del bebé: nos apuntamos a clases de preparación al parto, hacemos actividad física especial para este momento, visitamos el ginecólogo y la matrona para resolver dudas y ver cómo evolucionamos, preparamos la casa para la llegada del bebé, etc. 

Y, después del parto, todo cambia! Podríamos hacer una larga lista de todo lo que cambia, pero resumiendo, nada vuelve a ser igual. Y una de las cosas que no vuelven a ser igual es nuestro cuerpo. Sin embargo, son numerosos los médicos que pasada la cuarentena, te dicen: “ya puedes hacer vida normal”. Vida normal? Qué significa vida normal? Mi vida es muy diferente a la de mi vecina! ¿Cuál es la normal: la mía o la suya?

Pues bien, como podrás comprender no es tan sencillo como eso. Casi podría decir que, en situaciones fisiológicamente saludables, deberías tener una atención tanto o más especial en el postparto que en el embarazo. 

De ahí la importancia de cuidar de tu recuperación, como muy mínimo, hasta haber pasado un año del nacimiento de tu bebé.

Cómo debe ser una buena recuperación postparto? 

Una de las situaciones con la que te encuentras en el postparto inmediato es que acabas de parir, te ves el cuerpo y la barriga y te dices: “Pero si ya he parido, esta panza ya debería desaparecer, no? ¿Qué hago con esta flacidez? “. Y cuando a los dos meses, la cosa sigue más o menos igual, te puedes llegar a desanimar.

Tienes que tener paciencia. Cómo quieres recuperar lo que se ha gestado en 9 meses, en menos de 8 semanas? Difícil! Debes empezar por el principio: ir reeducando el cuerpo e ir progresando poco a poco, sin prisa. Para lograrlo …

  1. Trabaja la rehabilitación del suelo pélvico. Según el tipo de parto, el suelo pélvico te habrá quedado más o menos afectado. Para preservarlo, evita los ejercicios de impacto, y trabájalos con Kegels y hipopresivos. Paralelamente, ve haciendo un seguimiento de su evolución con la ayuda y las recomendaciones de una fisioterapeuta especializada en uriginecologia y obstetricia.
  2. “Reprograma” la faja abdominal. Durante el embarazo esta zona se “desprograma” para poder expandirse y dar espacio al bebé. Una vez éste ha nacido, la zona abdominal necesita un tiempo y una reprogramación neuromuscular por entender que el bebé ya está fuera y que, por tanto, ya puede volver a ser un “vientre plano”. Para ello, además de los hipopresivos, debes incluir ejercicios indirectos y conscientes que trabajen esta zona, para que la contracción no se convierta en una expansión hacia fuera.
  3. Ten cuidado de la postura. Durante el embarazo es probable que hayas adquirido una posición que no ayuda a mejorar el suelo pélvico y la reprogramación de la faja: hombros caídos adelante por el peso del pecho, hiperlordosis lumbar por el peso de la barriga, rotación externa de las piernas para ampliar la base de sustentación … Así pues, es necesario que hagas ejercicios de conciencia postural, auto elongación, mediante hipopresivos, entre otros.
  4. Combate la flacidez. El posparto y la lactancia están caracterizados por la flacidez generalizada del cuerpo, debido al baile de hormonas. Te recomiendo ejercicios de tonificación del cuerpo en general y, sobre todo, los estabilizadores de la pelvis.



    Si quieres saber por dónde empezar, aquí te explicamos qué hacer en el postparto inmediato.

Para terminar, quisiera compartir contigo mi reflexión como madre de dos niñas que me han hecho descubrir un amor inmenso: cuando eres madre, parece que todo pasa por delante de ti, y dedicar tiempo a cuidarte te sabe mal. Quizás antes te comprabas ropa cada mes, y ahora, cuando lo intentas, vuelves con ropa para tu bebé.

Invertir en tu salud no debería hacerte sentir mal. Es una etapa suficientemente importante como para recuperarte lo mejor posible y poder disfrutar al 100%. No te parece?

Y si quieres leer más sobre Embarazo, Postparto, Woman training y Maternidadaquí te dejamos el acceso directo a nuestro blog en el que encontrarás artículos que seguro no te dejan indiferente!

Marta Puigdomènech

Llic. Inefc

Directora de BHealthy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.