alimentos saludable en el embarazo

Alimentos prohibidos en el embarazo

“¿Puedo tomar sushi?” “Y, ¿jamón serrano?” “¿Qué me dices del café, con o sin cafeína?” “Cuáles son los alimentos prohibidos en el embarazo?”

Cuando nos quedamos embarazadas nos asaltan las dudas sobre la alimentación que debemos seguir. Es probable que te hayas hecho preguntas como éstas y que aún tengas dudas por resolver en cuanto a alimentos prohibidos durante el embarazo.

Así que vamos a aclarar este tema, en este artículo, para que durante los próximos 9 meses tengas muy claro qué alimentos debes evitar en tu dieta, para proteger tu salud y la de tu bebé.

Aquí tienes una lista de alimentos de riesgo, con recomendaciones que debes tener en cuenta a la hora de consumirlos durante el embarazo. Ten paciencia, cuando nazca tu peque, podrás volver a disfrutar de ellos sin esta clase de limitaciones. 😉 

LECHE CRUDA

La leche cruda puede contener Listeria o Salmonella.

En el embarazo debes evitar tomar leche cruda. Es decir, leche de cualquier animal (cabra, vaca, oveja…) que no haya sido pasteurizada. Y es que, si no ha sufrido este proceso, la leche puede contener bacterias como la Listeria o la Salmonella, que pueden provocar enfermedades alimentarias.

Conclusión: la leche siempre pasteurizada. 

QUESO

Seguimos con los lácteos. Si quieres seguir comiendo queso durante el embarazo, asegúrate de que siempre es queso pasteurizado. En caso de no haber sufrido este proceso, el queso puede contener, igual que hemos dicho en el caso de la leche cruda, bacterias como la Listeria.

Los quesos con mayor riesgo son el brie, feta, camembert, queso panela, queso blanco, queso azul y los quesos frescos sin pasteurizar. ¡Olvídalos por un tiempo!

Los quesos con mayor riesgo son el brie, feta y queso azul, entre otros.

Entonces, ¿qué tipo de quesos son seguros durante el embarazo? Puedes consumir parmesano, cheddar, mozzarella, queso crema y requesón, siempre pasteurizados, entre otros tipos de quesos.  

¿Y qué pasa si una embarazada se infecta con Listeria? ¿Cuáles son los riesgos? Puede haber riesgo de aborto y pueden aparecer ciertas enfermedades del sistema nervioso, que afecten al bebé después del nacimiento.

Así que, sin duda, es importante que a la hora de consumir lácteos (incluidos además de la leche y el queso, los helados, cremas, yogures, etc.) mires siempre la etiqueta para asegurarte de que son alimentos pasteurizados.

Si vas al restaurante, ¡no tengas miedo en preguntar!

LA CARNE

Seguramente habrás oído hablar del riesgo de la toxoplasmosis durante el embarazo. Se trata de una enfermedad causada por el parásito Toxoplasma gondii, que se contagia por ingestión de carne contaminada y mal cocida, o por consumo de agua o verduras contaminadas con heces de gato y mal lavadas.

Mediante la prueba de la toxoplasmosis, que se realiza en el primer trimestre del embarazo, tu ginecólogo/a te indicará si tienes anticuerpos IgG. Si es así, significa que ya tuviste esta infección en el pasado y que el feto está protegido frente a este parásito.  

En el primer trimestre de embarazo deberás realizar la prueba de la toxoplasmosis.

Ahora bien, en caso contrario, significa que no has pasado la toxoplasmosis y que deberás comer siempre la carne bien hecha (por encima de los 65º) y evitar los embutidos crudos.

Como método de prevención, puedes congelar la carne, ya que reduce el riesgo de infección por toxoplasma. 

¿Y cuál es el riesgo de infectarse con Toxoplasmosis, durante el embarazo? Las consecuencias para el feto dependerán del momento del embarazo en el que se produzca la transmisión.

La toxoplasmosis puede causar parto prematuro, aborto espontáneo, retraso en el crecimiento del feto, ictericia, afectaciones en el cerebro y en distintos órganos del niño (ojos, pulmones, hígado, etc.).

Por lo tanto, la carne, ¡bien hecha! Ya sea de vaca, de pollo, de cerdo o de cualquier otro animal.

JAMÓN SERRANO Y OTROS EMBUTIDOS

“¿Lo peor del embarazo? ¡No poder comer jamón serrano!” Puede que hayas oído a algunas embarazadas quejarse por tener que apartar este delicioso manjar de su dieta durante 9 meses.

Esto es así porque el jamón serrano, como otros embutidos como el fuet, el chorizo, el salami, la mortadela o el salchichón, se elaboran con carne cruda y pueden contener el parásito Toxoplasma gondii.

Entonces: ¿nada de comer jamón serrano, ni embutidos? Si tomas estas precauciones, podrás consumirlos durante el embarazo, con moderación:

El jamón serrano y otros embutidos que se elaboran con carne cruda pueden contener el parásito Toxoplasma gondii.
  • El jamón serrano debe tener más de 18 meses de curación (24 meses, si hablamos de jamón ibérico). Así lo indica un estudio realizado por el Centro de Investigación  Agroalimentaria (CICAP).
  • Otra opción es congelar. Para comerlos de forma segura, deberás congelar el jamón y los embutidos por debajo de 20ºC durante más de 48 horas, o a -18ºC durante más de tres días. Ten en cuenta que la mayoría de los congeladores domésticos llegan a -18ºC.
  • Por último, puedes comerlos bien calientes. Así lo indica la Administración de  Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos.

¿Qué tal unas chips de jamón serrano al horno? ¿Y una pizza “healthy” con virutas de jamón? 😉    

Recuerda que el jamón York y el pavo cocido, son embutidos seguros durante el embarazo, ya que han sido cocinados.

PESCADO CRUDO, AHUMADO Y MARINADO

Comer pescado durante el embarazo es saludable y te aportará una gran cantidad de ácidos grasos Omega 3 y 6, además de proteínas. ¡Pero ojo! No debes consumir todos los tipos de pescados (te lo cuento más adelante) y debes evitar comer pescado crudo, ahumado y marinado.

La razón es que puede contener Listeria, el parásito que también podemos encontrar en los lácteos sin pasteurizar. Se trata de una bacteria muy presente en nuestro entorno y con una gran resistencia, ya que sobrevive a grandes cambios de temperatura (desde 5ºC hasta 60ºC).

El pescado: ni ahumado, ni marinado, ni crudo.

Por lo tanto, el sushi, los boquerones en vinagre, el tartar o el ceviche de pescado, el salmón ahumado o marinado, el marisco crudo o poco cocinado (ostras, gambas, mejillones, etc.)… son alimentos prohibidos durante el embarazo.

Además, también pueden contener Anisakis, un parásito que puede causar una grave infección estomacal. Lo cierto es que no es tan perjudicial para el bebé como puede serlo la listeriosis, aunque cualquier infección durante el embarazo puede ocasionar complicaciones.

Si no sabes cómo vas a poder vivir 9 meses sin comer sushi (u otra preparación a base de pescado crudo, ahumado o marinado), puedes recurrir al truco de congelar previamente el pescado.

Para evitar la listeria deberás hacerlo a una temperatura de -20ºC, al menos durante 24 horas, aunque en el caso de los anisakis, las recomendaciones se extienden a los 5 días. ¡Ah! Y recuerda descongelarlo siempre dentro de la nevera; es la forma más segura de hacerlo.

De todos modos, debes saber que la alternativa más segura de consumir pescado durante el embarazo es cocinándolo por encima de los 60-65ºC, durante 10 minutos.

Otro punto importante, en referencia al consumo de marisco en el embarazo, es no comer las cabezas de las gambas. Contienen cadmio, un metal que puede causar disfunciones a nivel renal.

Y en cuanto al sushi, recuerda que las opciones con algas tampoco te convienen, debido a su excesivo contenido en yodo para la mujer embarazada. 

ATÚN ROJO Y PESCADOS DE GRAN TAMAÑO

Como decíamos, comer pescado es muy saludable, pero asegúrate de escoger opciones con bajo contenido en mercurio. Por ejemplo, el bacalao, las sardinas, el salmón, el camarón, las anchoas y el atún en lata.

Evita pescados de gran tamaño, como el atún rojo, el lucio o el pez espada.

En cambio, deberás evitar pescados de gran tamaño, ya que éstos sí tienen elevados niveles de este elemento, que puede provocar graves problemas de salud. Estos son, entre otros, el pez espada, el atún rojo, el tiburón, el lucio, la pintarroja, el cazón y el marrajo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el mercurio es peligroso “para el desarrollo intrauterino y en las primeras etapas de vida”. Concretamente, puede ser potencialmente tóxico “para los sistemas nervioso e inmunitario, el aparato digestivo, la piel y los pulmones riñones y ojos”.

HUEVO CRUDO O POCO COCINADO

Seguimos con el huevo crudo, otro alimento de riesgo durante el embarazo. Consumirlo puede provocar Salmonelosis, una enfermedad transmitida principalmente a través de la carne de ave cruda, y los huevos crudos o poco hechos. Los riesgos de contraerla pueden ser diversos, desde una meningitis hasta una deshidratación, entre otros. 

Mucho cuidado por lo tanto con el huevo crudo, y con todos aquellos alimentos que lo contengan y no se cocinen después. ¿Por ejemplo? La mayonesa casera o los postres preparados a base de huevo crudo (mouse, tiramisú, merengue…).

PATÉS, FOIES Y SALSAS CASEROS

Es genial consumir los patés, foies y salsas “de la casa” que preparan en los restaurantes. Y hacerlos en casa también, por supuesto. Así controlas todos sus ingredientes y te aseguras de que son de primera calidad.

Pero cuando estás embaraza, nunca debes consumir esta clase de alimentos cuando sean caseros.

Lo más seguro es que los compres envasados, ya que deben estar pasteurizados para prevenir una infección por Listeria. Ve con cuidado con los que contienen hígado, debes limitar su consumo, por su alto contenido en Vitamina A. Y es que consumir esta vitamina en exceso puede perjudicar al bebé.

ENSALADAS

Consumir vegetales crudos durante el embarazo es super recomendable por su alto aporte en Vitaminas, ya que se mantienen intactas. Pero, por otro lado, los vegetales sin cocinar pueden contener Listeria, Salmonella, E.Coli o toxoplasma.

Por ello, si eres de las que piden ensalada cuando van al restaurante, es mejor que durante el embarazo optes por un plato de verduras cocinadas.

Eso sí, en casa, no dudes en consumir ensaladas bien lavadas. Puedes usar algún desinfectante para uso alimentario, de los que se encuentran en los supermercados.  

GERMINADOS Y BROTES

Por muy saludables y nutritivos que sean, poseen bacterias que no desaparecen cuando los lavamos. Así que lo mejor es que los descartes de tu dieta.

ALCOHOL

¿La cerveza? Mejor olvidarla, sea con o sin alcohol.

Durante la gestación, ni una gota de alcohol. Es uno de los alimentos prohibidos en el embarazo. No hay pruebas de que sea seguro beber niveles bajos de alcohol, según indica una revisión de 26 estudios publicada en el British Medical Journal.

Consumir alcohol durante el embarazo es perjudicial para el bebé, tanto dentro del útero como después de su nacimiento.

Concretamente, puede afectar los niveles de zinc, hierro, cobre y magnesio durante la gestación. Además, supera la barrera placentaria y puede provocar la aparición del Síndrome Alcohólico Fetal (SAF). Un trastorno responsable de problemas de crecimiento y del sistema nervioso central, dificultades de aprendizaje, de memoria, de atención, de audición y vista, entre otras.

¿Puedo tomar cerveza sin alcohol? Mejor que no. Ten en cuenta que muchas cervezas sin alcohol contienen una pequeña parte de alcohol (normalmente, entre 0,3 y 0,5% de alcohol).

Es cierto que hay cervezas 0,0, cien por cien libres de alcohol, pero tampoco son demasiado recomendables, por la gran cantidad de azúcar que contienen.

CAFÉ

No es que sea uno de los alimentos prohibidos en el embarazo, a no ser que sufras hipertensión arterial o preeclampsia, pero debes consumirlo con moderación.

Según el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ACOG), las embarazadas deben limitar el consumo a menos de 200 miligramos de cafeína al día.

Esto significa que puedes tomar unas dos tazas de café pequeñas al día y que, en estas cantidades, no es un alimento perjudicial. Ahora bien, excederse en el consumo de café y otros alimentos con cafeína, como el chocolate, puede causar complicaciones como un aborto, parto pretérmino o bebés de bajo peso.

¿Y qué hay del café descafeinado? Puedes tomarlo, teniendo en cuenta que, aunque sea descafeinado sí que contiene cafeína, pero en menor cantidad. Si bien el café normal contiene unos 100mg de cafeína, en el caso del café descafeinado la cantidad se reduce hasta los 2 mg.

Hasta aquí la lista de los alimentos con los que debes ir con cuidado durante el embarazo. 😉 Deseo que puedas poner orden a tu alimentación para que sea lo más saludable y segura posible, en esta etapa tan importante de tu vida y la de tu bebé.

Te invito a leer más artículos sobre consejos para embarazadas aquí.

¡Un abrazo y BHealthy!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.