Descubre las diferentes etapas del parto

¿Cuáles son las etapas del parto y qué debo saber de ellas?

A medida que se acerca la fecha de la FPP (fecha probable de parto), a las mamás normalmente nos da por pensar cómo será nuestro parto. Y es que el proceso del parto es un acontecimiento extraordinario en la vida de una mujer. Desde el inicio de la gestación hasta el momento del nacimiento, el cuerpo femenino experimenta una serie de etapas precisas y complejas que culminan con el nacimiento de nuestro bebé. Y comprender las etapas del parto es fundamental para cualquier mujer embarazada y su entorno de apoyo porque nos ayudará a afrontarlo con más serenidad. 

En este artículo, exploraremos detalladamente las diferentes etapas del parto, aportando información esencial y consejos útiles para cada etapa. 

 Taller Gratuito para Embarazadas: ¿Qué ejercicios hacer y cuáles no  estando embarazada? Descubre una pauta de ejercicios recomendados y consejos

Etapas del parto fisiológico

El parto fisiológico se refiere al proceso de dar a luz que se desarrolla naturalmente, de forma espontánea, sin intervenciones médicas innecesarias y en el que la mujer genera su propia oxitocina y contracciones.

 En este tipo de parto, el cuerpo de la mujer, el bebé y el trabajo de parto siguen su curso sin intervenciones médicas o técnicas invasivas, siempre y cuando no haya complicaciones que requieran intervención.

1. Pródromos:

Es la primera de las etapas del parto en la que podemos encontrarnos con: las contracciones irregulares de entrenamiento, reconocidas por el nombre del señor que las definió, Braxton Hicks, la pérdida del tapón mucoso, el encaje del bebé y por tanto, la barriga más baja, mejora en la respiración, más ganas de orinar, el síndrome del nido…

2. Preparto: Conociendo el Camino que se Avecina

Es el inicio del parto, con contracciones regulares que generan el borramiento del cuello del útero y lo abren hasta los 2cm; 

Esta etapa del parto es una fase de preparación crucial que puede variar en duración y señales. Durante las semanas o días previos al parto, es posible experimentar señales premonitorias como contracciones leves, la expulsión del tapón mucoso o la rotura de aguas . Estos signos indican que el cuerpo se está preparando para el proceso de dar a luz.

Síntomas y señales: Las contracciones iniciales pueden ser irregulares y suaves, que suelen desaparecer al descansar o cambiar de posición. Estas son las conocidas como Contracciones de Braxton Hicks que pueden durar días y también pararse cuando descansamos, nos damos una ducha calentita o amanece. En este artículo “¿Cómo saber si mis contracciones son de parto’ 6 consejos para reconocerlas” encontrarás mucha más información que te será de gran ayuda.

Etapas del parto: pródromos
Etapas del parto: pródromos

Otra de las posibles señales que se pueden dar y que indica que el parto está cerca, es la rotura de aguas. Puede ocurrir como un goteo constante o un flujo más significativo de líquido amniótico. Es importante anotar la hora, valorar el color y los movimientos del bebé. Si no lo tenemos claro, tendremos que acudir a un profesional de salud para que certifique la ruptura o el estado de salud de nuestro bebé. 

Consejos útiles: Mantener la calma es primordial en esta etapa de parto. Conectar con el bebé y dejar hacer a nuestro cuerpo, confiar en que ellos lo saben hacer! Tener a mano la bolsa con los esenciales para el hospital, son acciones clave.

¿El bebé tiene que estar encajado antes de EMPEZAR LAS ETAPAS DEL PARTO?

Probablemente te lo estés preguntando. Y la respuesta es no. Si antes de tu FPP (fecha probable de parto) tu bebé aún no ha encajado no pasa absolutamente nada. La posición del bebé en el útero materno puede variar en cada embarazo. En algunos casos, el bebé puede encajar en la pelvis de la madre semanas o días antes del trabajo de parto, manifestándose como una sensación de presión adicional en la pelvis. Sin embargo, no todos los bebés se encajan antes del inicio del parto.

En ocasiones, el encajamiento puede ocurrir durante el proceso del parto mismo.

Cada embarazo es único, y la posición del bebé puede variar, por lo que es importante que la posición fetal sea evaluada durante los controles prenatales por un profesional de la salud para asegurar una progresión saludable del embarazo y el parto.

3. Etapa de Dilatación: Abriendo el Pasaje para el Nacimiento

La tercera de las etapas del parto es la etapa de dilatación que marca el comienzo activo del parto. Durante esta fase, el cuello uterino se dilata progresivamente para permitir el paso del bebé a través del canal de parto.

Etapas del parto: la dilatación
Etapas del parto: la dilatación

Esta etapa se divide en dos fases:

  • Fase latente: Las contracciones se intensifican en duración y frecuencia, dilatando el cuello uterino de  2 a 5 cm. Antes de llegar a los 2 cm, se considera fase preparto
  • Fase activa: Las contracciones se vuelven más intensas y frecuentes, dilatando el cuello uterino de 5 a 10  centímetros. Mediante exploración vaginal se puede medir la dilatación.

Ten en cuenta que la dilatación suele ser la fase más larga del parto y que puede durar unas 12 horas (o incluso más) en un primer parto. Este tiempo se suele reducir en los partos posteriores.

Consejos útiles: Mantenerse hidratada, respirar profundamente y encontrar posiciones cómodas para sobrellevar las contracciones son estrategias efectivas.

¿Y si no has roto aguas?

¡Pues tu parto seguirá igualmente adelante! El inicio del parto no depende necesariamente de la rotura de la bolsa amniótica. Aunque la bolsa pueda romperse, si no está acompañada por contracciones, no se considera el comienzo del parto aunque sí es indicador de que el final del embarazo está cerca y, según el protocolo hospitalario correspondiente, se propondrá la inducción de parto dependiendo de la hora de ruptura.

Asimismo, la rotura de la bolsa no es un requisito indispensable para el inicio del parto; ésta puede romperse naturalmente durante las contracciones o en los pujos. Incluso, en ocasiones, el bebé puede nacer estando aún envuelto en la bolsa amniótica. Increíble, ¿verdad?

Si rompes aguas y el líquido es claro, no tienes que ir corriendo al hospital; puedes tomarte tu tiempo (ducharte, acabar de preparar la bolsa.…). Sin embargo, si el líquido es de color teñido (verde y espeso, como un puré de guisantes), es recomendable que te dirijas a tu hospital sin perder tiempo. En caso de líquido amarillento, es importante estar atentos a los movimientos del bebé, si se mueve con normalidad, puedes estar tranquila e ir sin prisa

4. Etapa de Expulsión: El Momento Cumbre del Nacimiento

De las etapas del parto, la cuarta es la etapa de los pujos, el punto culminante del parto, donde se produce el nacimiento del bebé. Durante esta fase, las contracciones uterinas son intensas y coordinadas, empujando al bebé por el canal de parto.

Etapas del parto: la expulsión
Etapas del parto: la expulsión
  • Empujar: La madre siente la necesidad instintiva e irrefrenable de pujar (que al principio nos recordará a las ganas de defecar e irán aumentando) y utiliza sus músculos abdominales y pélvicos para colaborar con el nacimiento. Estos pujos son importantes para ayudar a nuestro bebé a salir (que si está “bien colocado “saldrá mirando hacia tu espalda).
  • Coronamiento: En esta etapa, la cabeza del bebé se comienza a asomar por la abertura vaginal, aquí sentiremos el “anillo de fuego”, al sentir como se estiran los tejidos de nuestros labios.
  • Nacimiento: Con el último pujo, el bebé sale completamente del cuerpo de la madre, iniciando su viaje independiente. Al cabo de un tiempo, cuando deja de latir el cordón, es cuando se pinza y corta. Incluso, ésto podremos hacerlo, una vez haya nacido ya la placenta.

Si quieres conocer todos los beneficios de pinzar el cordón en el momento, échale una leída a este artículo y a todos los estudios científicos que encontrarás en la misma página.

Consejos útiles: Escuchar tu cuerpo y seguir el ritmo natural,no necesitamos más;).

 Guía de Maternidad Empoderada: Descarga nuestra guía con consejos sobre  postparto, lactancia y el cuidado de tu bebé.

5. Etapa de Alumbramiento: Conclusión y Bienvenida al Recién Nacido

En la última de las etapas del parto econtramos el alumbramiento que sigue inmediatamente después del nacimiento del bebé porque, aunque mucha gente lo desconoce, el parto técnicamente no acaba hasta que sale la placenta. Así que durante esta fase, se expulsan la placenta , el saco amniótico/bolsa y los restos del cordón umbilical.

  • Expulsión de la placenta: Tras un período de descanso las contracciones vuelven, facilitando la expulsión de la placenta y los tejidos restantes del útero.
  • Revisión médica: El profesional de la salud verifica que la placenta haya salido entera, que el útero esté bien contraído, valora cómo está el periné y hace una primera revisión y primeros cuidados de bebé (peso, pinzamiento del cordón, vitamina K…)
  • Consejos útiles: Descansar, mantener el piel con piel con el bebé. Sii es nuestra opción, permitir que la criatura busque el pecho y dejar que el cuerpo se recupere son cruciales en esta etapa. Seguir las indicaciones médicas para una recuperación óptima y recibir apoyo emocional son aspectos importantes después del parto.

En resumen, las etapas del parto son un proceso muy emocionante que marca el inicio de una nueva vida. Comprender cada fase y estar preparada tanto física como emocionalmente puede hacer que esta experiencia sea más llevadera y significativa. El apoyo de profesionales sanitarios de confianza, así como el amor y la cercanía de tus seres queridos, la ayuda pero también la intimidad,son pilares fundamentales para vivir con éxito este viaje hacia la maternidad.

Y en caso de cesárea, ¿se mantienen las mismas fases?

Si por cualquier motivo no llegas a tener un parto fisiológico y acabas teniendo una cesárea, debes saber que las etapas del parto no son las mismas. Para empezar porque la cesárea es un procedimiento quirúrgico en el que se realiza una incisión en el abdomen y el útero para extraer al bebé, por eso son diferentes en comparación con un parto vaginal. Mientras que en el último se atraviesan las etapas del parto (dilatación, pujos, nacimiento y alumbramiento), en una cesárea estas fases se ven simplificadas y concentradas en la intervención quirúrgica (ésto si hablamos de una cesárea programada, pero no en una cesárea intraparto… en la que igual se dan todas las etapas del parto, menos el nacimiento…).

etapas del parto: cesárea

ETAPAS del Parto en una Cesárea:

1. Indicación de la misma durante el control del embarazo y programación del día: existen diferentes motivos por los que se puede indicar una cesárea programada (placenta previa, posición transversa del bebé…), generalmente no urgentes y algunos cuestionables (presentación de nalgas, cesárea anterior…)

2. Admisión al Hospital: En una cesárea programada, la madre ingresa al hospital en un horario específico antes de la cirugía. Se recogeran los datos, se tomarán las constantes, te pondrán una bata de un solo uso…Tendrás que ir ya duchada, sin gafas, anillos, collares ni pendientes (incluídos piercings)

En cambio, en una cesárea de emergencia, la madre puede ingresar de manera urgente debido a complicaciones repentinas (sospecha de pérdida del bienestar fetal durante un control, accidentes obstétricos…) y también estarán las cesáreas intraparto no emergentes, las que se indican durante alguna de las etapas del parto, ya en el hospital, porque éste no progrese (algunas, cuestionables, como la sospecha de un bebé demasiado grande para tu pelvis; en la que,a veces, únicamente necesitaremos más tiempo, más movimiento…)

3. Preparación para la Cesárea: en esta etapa te colocarán primero una vía y sueros.

En muchos hospitales han mejorados sus protocolos, permitiendo entrar a un acompañante elegido por la madre que también tendrá que “vestirse de quirófano”, con pijama, gorro, patucos y mascarilla. Una vez en el quirófano (que, si nunca habéis estado, es un espacio bastante frío, literalmente; con mucha luz y máquinas y, también, con mucha gente “vestida” haciendo cosas…, la verdad, es que impresiona!)

Te pondrán la anestesia epidural que te dormirá de cintura para abajo. Después empezarán a colocarte muchos aparatos: el manguito de la tensión, el pulsioxímetro en el dedo, electrodos en el pecho para valorar la función de tu corazón, unas gafas nasales de Oxígeno, una sonda urinaria y te desinfectarán el abdomen (seguramente, de éstas dos últimas cosas no te enteres, porque ya te habrá hecho efecto la anestesia). También colocarán una pantalla para que no puedas ver la intervención.

A tu lado, permanecerán el anestesista y, según los hospitales, también la comadrona; a los que puedes ir preguntando qué está pasando.

4. Práctica de la cesárea (incisión y extracción del bebé): Se realizan varias incisiones abriendo las diferentes capas hasta llegar al útero, (generalmente, ésta última, de manera manual) y, finalmente, se rompe la bolsa para extraer al bebé.

La duración de esta fase varía, pero el nacimiento del bebé se produce en cuestión de minutos una vez que comienza la cirugía y el pinzamiento del cordón es inmediato.

La persona encargada de recibir al bebé (habitualmente la comadrona) te lo mostrará y permitirá que le des la bienvenida (dependiendo del estado del bebé y de los protocolos del hospital, podrás estar más tiempo con él, tocarle, incluso, hacer piel con piel).

Si todo está bien, le harán los primeros cuidados (pinza del cordón, pesarle, administrarle la vitamina K …) y te lo volverán a traer (puedes pedir, si es tu caso, que te dejen tus gafas en ese momento para poder verle mejor). Si no se permite hacer el piel con piel en el quirófano, la gran mayoría de los hospitales, están permitiendo que el acompañante lo realice, en otra sala más caliente, hasta que llegue la madre.

5. Extracción de la Placenta y Cierre: Después del nacimiento del bebé, se extrae la placenta y sus membranas. Cuando se comprueba que el útero está limpio, se va cerrando por capas nuevamente, mediante puntos de sutura y, a veces, grapas en la piel (que normalmente se retiran en al menos 10 días en la consulta de tu comadrona, a no ser que te hayan practicado una sutura interna, en tal caso, no hará falta).

5. Recuperación Postoperatoria:

   – La madre es trasladada a una sala de recuperación donde es monitoreada de cerca. Si se encuentra estable,podrá realizar el piel con piel con su criatura e iniciar la lactancia en el caso que sea su deseo

   –  Se controla el dolor, el sangrado y el estado general de la madre y el bebé durante un par de horas, hasta subir a planta.

Todas estas fases pueden durar entre 45 y 60 minutos. 

Algunos hospitales empiezan a tener protocolos de cesáreas respetadas, en las que, además de poder estar acompañada en todo momento, pueden realizar el piel con piel con la criatura, la madre puede ver, incluso, colaborar en el nacimiento desde su abdomen y se permite un pinzamiento tardío del cordón (2-4 minutos)

Es fundamental comprender que una cesárea es un procedimiento de cirugía mayor y que, aunque puede ser necesaria por diversas razones médicas, no está exento de riesgos para la madre  para el bebé; por este motivo, la sanidad pública no contempla las cesáreas electivas (por deseo de la madre sin indicaciones médicas)

¿Qué motivos pueden llevar a decidir un parto por cesárea?

La decisión de optar por un parto por cesárea normalmente viene influenciada por diversos factores médicos. Entre ellos, los motivos más comunes son los siguientes:

  • Si el bebé no está “bien” colocado (cuando no se encuentra en la posición cefálica, es decir, cabeza hacia abajo). Cabe señalar que la indicación de una cesárea por una posición de nalgas no debería ser una indicación ya que la evidencia científica ha demostrado ser únicamente, una “desviación de la normalidad”; el problema es que muchos profesionales han dejado de aprender la manera de cómo asistir a un parto vaginal de nalgas.
  • Si la placenta cubre total o parcialmente el cuello uterino
  • Si el trabajo de parto avanza muy lentamente y hay preocupaciones sobre la salud de la madre o del bebé
  • Si consideran que puede haber un prolapso del cordón umbilical, es decir, cuando éste se presenta delante de la cabeza del bebé y puede comprimirse durante el parto vaginal.
  • En algunos partos múltiples, especialmente cuando el primer bebé está en una posición que dificulta el parto vaginal

Conclusión

Explorar las distintas etapas del parto, ya sea el proceso fisiológico o la intervención mediante cesárea, nos permite comprender la complejidad y la belleza de este momento trascendental en la maternidad. Cada una de las etapas del parto, desde el inicio de las contracciones hasta el nacimiento, lleva consigo su propio conjunto de desafíos y emociones. Es crucial reconocer que cada experiencia de parto es única y personal, e igual que no hay dos bebés iguales, tampoco hay dos partos iguales.  Así que relájate, respira y déjate llevar;)!

Nueva llamada a la acción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *