Los materiales de flotación

Se acercan las vacaciones de verano, y nos vienen las dudas sobre qué materiales de flotación son los que más recomendamos para ir a la piscina o a la playa con nuestr@s peques: burbujita, manguitos, flotador, churro, chaleco?

Si analizamos uno por uno, nos encontramos que todos los materiales de flotación que podemos encontrar en el mercado, tienen pros y contras. Los expondremos para que cada uno elija el que más le convenga:

Burbujita o cinturones de flotación: está hecha de un material interesante para que no se pueda pinchar y por tanto nunca pierde la capacidad de flotación, pero en contra, fuerza una posición de verticalidad u horizontalidad que dificulta la libertad de movimiento.

Manguitos: normalmente, los que son hinchables, son demasiado gruesos por los brazos que tienen l@s niñ@s, dificultando la movilidad. Además si se pinchan, pueden ser peligrosos. Por otro lado, los de porexpan, son resistentes y normalmente los brazos pasan por una goma elástica más adaptada a la longitud del brazo, mejorando así la movilidad del cuerpo, pero reduciendo la de los brazos. Aparte de eso, a veces les quedan tan grandes, que les acaban molestando.

Flotador: mantiene a la criatura en flotación total, pero limita mucho la movilidad. Se puede pinchar, y se puede volcar de tal manera que la cabeza les quede abajo y los pies fuera del agua. Hay muchas piscinas, en las que su uso está prohibido por este motivo.

Chaleco: Es uno de los materiales de flotación que parece que está más de moda. Existen modelos muy bonitos que por su atractivo, nos pueden llevar a su compra. Pero yo aquí, lanzo una reflexión: Cuándo usamos los chalecos normalmente los adultos? Has usado alguna vez? Te ha resultado cómodo y agradable? Lo has probado estando en el agua al menos 20-30 minutos, cómo te has sentido? El chaleco para peques, nos pasa lo mismo que con la burbujita: les obliga a ir bien erguidos, además se les sube y les queda por medio de la cabeza, y si no se les sube, es porque lleva una cuerda por la zona de los geniales que frena la subida😭 Te lo imaginas?

Churro: es el que permite mayor libertad de movimiento, pero el/la niñ@ debe ser conocedor, porqué si lo suelta, puede ir abajo

materiales de flotación

En definitiva, cuáles serían nuestros consejos para elegir un material de flotación?

1. Sobre todo, que siempre haya un adulto en constante vigilancia. No podemos confiar en ninguno de los materiales de flotación, por qué a pesar de utilizar el más seguro del mercado, nunca lo son al 100%.

2. Tener en cuenta la movilidad de los niños. Si lo que queremos es que disfruten, experimenten y aprendan se deben poder mover. Si por ejemplo, los ponemos un material de flotación que los mantiene bien derechos, con las piernas y barriga dentro del agua, pero no pueden tumbarse o meter la cara en el agua libremente, será difícil poder disfrutar y desarrollarse en el medio acuático.

3. Si estamos en una piscina poco profunda o en la orilla de la playa sin intención de ir a una zona que los cubra, dejémoslos la libertad de movimiento total para que experimenten. Contad que tenemos un adulto vigilando por “pescarlo” si cae. Caer es bueno para descubrir qué no debe hacer para volver a caer. Si no le damos esta oportunidad nunca conocerá sus límites.

4. Ponerse en el lugar de los bebés y valorar cómo creemos que nos sentiríamos nosotros con cada uno de los materiales de flotación.

5. Finalmente, sabéis que nosotros a las clases somos partidarios de utilizar el churro: por la libertad de movimiento que nos ofrece y porque sabemos que los padres y madres están allí al lado para acompañarlos en todo momento.

Esperamos que estas ideas os ayuden disfrutar de las vacaciones con vuestros pequeños en el medio acuático.

Y si quieres leer más sobre Embarazo, Postparto, Woman training y Maternidad, aquí te dejamos el acceso directo a nuestro blog en el que encontrarás artículos que seguro no te dejan indiferente!

Buen verano y felices zambullidas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.