Skip to content

¿Podré recuperar mi cuerpo de antes del embarazo?

Esta es una de las preguntas que nos hacemos la mayoría de las mujeres cuando nos quedamos embarazadas. A medida que avanzan las semanas, vemos que nuestro cuerpo cambia y a muchas nos gustaría, después de que nuestra criatura nazca, volver a estar como antes.

De opiniones hay muchas, y de muy distintas. Aquí explicamos algunas de ellas:

-Lo que la sociedad “manda”: Por un lado, la sociedad en la que vivimos parece que exija a las mujeres “estar obligadas” a recuperar su cuerpo de antes, como más rápido mejor. Aún recuerdo como una de las visitas en el hospital, cuando tuve a mi primera hija, me decía, “¡Uy! ¡Hay que ver qué barriga se te ha quedado! ¡Si la niña ya ha nacido!” Sin duda, la salida de algunas famosas del hospital tan estupendísimas, echa más leña al fuego, promoviendo que se normalice el hecho de tener recuperarse en un plis plas. Parece que, si no lo consigues, quedas al margen de los cánones estéticos que “triunfan” en la actualidad.

-Otro punto de vista es el de “el cuerpo ya no vuelve a ser nunca más el mismo”: y en parte, lo compartimos. Está claro que lo que somos ahora, no es lo mismo que lo que éramos ayer, ¡porque todo cambia constantemente! En esta línea, encontramos argumentos como “te cambia la postura”, “las caderas se ensanchan”, “la forma de los pechos cambia debido a la lactancia”, etc.

 

Pero y nuestra opinión, ¿cuál es?

¿Qué os podemos contar después de 8 años trabajando con embarazadas y mujeres en fase postparto? Además, Marta Puigdomènech, directora de BHealthy, ha vivido la maternidad dos veces en su propia piel.

Esta es su experiencia:

“Yo era de las de la segunda opción: pensaba que nunca más volvería a sentirme como antes de ser madre. Me imaginaba que mi barriga quedaría como la de una mujer embarazada de 3-4 meses, y que mi cuerpo pesaría 5-8 kg extra, para toda la vida. Pero con la experiencia de ver la recuperación de muchas madres y la mía propia, ¡puedo decir que es posible volver a sentirte como antes de ser madre!

 

¿Y qué necesitas para volverte a sentir como antes de estar embarazada?

6 ingredientes básicos:

Tiempo. Porque no podemos pretender acabar de parir y que nuestro cuerpo se transforme en unos instantes, en lo que queremos. El embarazo dura 9 meses, en los que vamos cambiando físicamente, de forma progresiva y sin que nos demos cuenta de un día para otro. Del mismo modo ocurre en el posparto, los cambios que nos acercan a la recuperación son lentos, y no los podremos percibir en cuestión de horas o de pocos meses.

Los cambios hormonales que nos permiten engendrar, crear, criar y amamantar son muy diferentes de los que nos ayudan a fortalecer y tonificar el cuerpo. Y esta combinación hormonal en formato pre y posparto se mantiene en el tiempo, mientras estamos dando el pecho y no nos ha vuelto el ciclo menstrual.

Amor: Ingrediente muuuy importante y básico para la vida en general y sobre todo a potenciar en las mujeres. Lejos de exigirnos y «machacarnos», creemos que es mucho más enriquecedora la relación que podemos tener con nuestro cuerpo si le agradecemos el poder haber engendrado, creado y criado a nuestra criatura. Se dice rápido, sí, ¿pero te das cuenta de que lo que vivimos es muy fuerte, tanto a nivel físico como emocional? A partir de ahí, desde el amor y el respeto, consideramos que vale la pena tener cuidado de nuestro cuerpo, del mismo modo que amamos y cuidamos a nuestros hijos y demás seres queridos.

Quererlo: Si lo quieres de verdad, puedes conseguirlo. No hablamos de volver a tener un cuerpo idéntico al de antes, pero si parecido: dentro de tu peso ideal, tonificado, con una buena postura, un suelo pélvico y una faja abdominal recuperados…Te animamos a que conviertas este deseo en un reto; en una prioridad. Y que no deje de ser tu prioridad, en momentos en los que tal vez, a nivel emocional, las situaciones del día a día te puedan hacer tambalear.

Saber cómo hacerlo: Aquí es importante saber sobre todo qué no hacer y qué sí, para disfrutar de una buena recuperación postparto en la que la faja abdominal y el suelo pélvico serán los principales protagonistas. Para asegurarte de que lo estás haciendo muy bien, aquí te dejamos nuestra Guia para una buena recuperación postparto.

Constancia y paciencia: En un proceso de recuperación siempre hay momentos en que anímicamente podemos estar más flojas, y tener ganas de tirar la toalla. Es clave que encuentres la fórmula que a ti te vaya bien. Es decir, unas pautas de alimentación saludable adaptadas a tus necesidades, y actividad física adecuada a tu momento vital. Así, te será más fácil ser constante. Y, sobre todo, no pierdas la paciencia. ¡La recuperación postparto no es pan comido!

Tribu: busca tu tribu, ¡aquella con la que puedes ser tú misma! Comparte miedos, inquietudes, ilusiones…Aunque todos vivimos en nuestra casa, en una unidad familiar reducida, no dejamos de ser seres sociales que necesitamos sentir que pertenecemos a una tribu.

Ahora que conoces los ingredientes, sólo se trata de ir combinándolos. Accede a ellos según lo que necesites en cada momento. 😉

¿Cómo lo ves? ¿Cuál ha sido tu experiencia? ¿Descartarías o añadirías algún ingrediente?

Deja un comentario