la parella en la criança

La pareja en la crianza: menudo temazo. ¿Verdad? Aquí puedes leer la entrevista donde hablamos de ello con Carlota Sala (conocida en Instagram como @ninyacolorita). Esta mamá de 4 niños (de 12, 10, 7 y 2 años), a los que ella y su pareja educan en casa, realiza charlas de crianza consciente. A continuación, analizamos con ella cómo afecta la llegada de un bebé a nivel de pareja y vemos qué podemos hacer para cuidar la relación en esta etapa tan intensa.

 

  1. CUANDO NACE UN BEBÉ PARECE QUE LA RELACIÓN DE PAREJA PASE A UN SEGUNDO PLANO Y QUE SURJAN MÁS CONFLICTOS, EN EL DÍA A DÍA.

Es el gran kit de la cuestión; la pareja pasa a último término. Se transforma la familia, hay una nueva colocación de los miembros. A nivel individual, para el padre y para la madre, este movimiento es muy grande. Requiere abrazar todas las emociones que afloran.

La mamá necesita mucho sostén y mirada; y la reclama a la pareja. Y a la pareja le están pasando un montón de cosas: se preocupa por cuidar el nido, etc.

El hombre suele estar en una dimensión más racional y la mujer más emocional, y ello parece que genere incompatibilidad. Y todo lo que aparece en la pareja cuando tienes hijos, no es que antes no estuviera: los hijos sacan a la luz aquello que no veíamos.

 

  1. ¿CÓMO ENCAJAMOS ESTA NUEVA SITUACIÓN?

A lo largo de mis cuatro postpartos he visto que para mí es muy importante que nos pongamos en modo observador, en vez de en modo demandante. Veamos qué es nuestro y qué es del otro, y qué hay detrás de cada demanda.

El postparto inmediato es un momento muy potente a nivel emocional. El bebé te pide presencia auténtica, que cubras sus necesidades inmediatamente. Y ello nos despierta emociones dolorosas.  Desde ese lugar de montaña rusa solemos exigir al otro que nos saque de allí. Es importante conectar con qué me esta pasando. Y preguntarse qué le puede estar pasando a mi pareja.

Al padre se le puede despertar la sensación de abandono, porque la mamá solo mira al bebé y, cuando puede, a ella misma. A veces, si el padre es hermano mayor y ya vivió esa situación de abandono, puede despertársele ese dolor. Y entonces, por ejemplo, no quiere que hagamos colecho. Y no es un tema de crianza, la demanda que hay detrás es “quiero estar contigo, los dos solos”.

 

  1. ENTONCES, LA COMUNICACIÓN ES CLAVE…

Sí, generar espacios de comunicación sincera. Tengamos la valentía de sentarnos delante de la pareja y explicarle qué nos está pasando. Desde un lugar de honestidad y haciéndonos cargo de lo nuestro.

Recomiendo que os miréis a los ojos entre 3-5 minutos al día sin deciros nada, para conectar con el otro. Hay tanto ruido cuando aparece un bebé, que necesitas cuidar esa conexión.

Toda la parte emocional, el amor que os ha unido, no se resuelve con un “te quiero” ni con un “yo también”, sino desde un lugar no mental. Desde el tacto también conectas con el otro, por ejemplo, con un masaje, ¡pero lo más potente es la mirada!

 

  1. A UNA PAREJA EN CRISIS, ¿QUÉ LES RECOMENDARÍAS PARA SALIR DEL BACHE?

No pretendamos que la relación de pareja sea siempre idílica: risas, complicidad, buen rollo, sexualidad activa…eso nos lo han vendido en las películas de Disney. Yo he aprendido que las crisis son necesarias para profundizar en la unión de la pareja.

No olvidemos que nuestra pareja es un espejo necesario, un maestro o maestra que hemos buscado en la vida para que nos muestre lo que nosotras no vemos de nosotras mismas. Nos despierta los dolores más profundos, activa memorias y formas de actuar de nosotras mismas. No rechacemos esos conflictos, veámoslos como una oportunidad.

Cuando estás en crisis con tu pareja lo primero que debes hacer es decidir amarla. Porque el amor es una decisión, es importante recordarlo. En una de las crisis que pasé con mi pareja, para mí el punto de inflexión en la decisión de seguir o separarnos, fue decidir amarlo.

Mi consejo es “vuélvete a enamorar de él”. Yo he comprobado que se puede.

 

  1. ¿Y ESO CÓMO SE HACE?

Empieza por dejar todo lo que no gusta del otro a un lado, pon el foco en lo bueno, en todo lo que hace que te despierta amor, atracción, ternura. En mi caso, me despierta amor cuando hace cosas para cuidarnos: el huerto, cortar la leña…Y cada vez que me vienen cosas negativas, conecto de nuevo con las buenas.

Así te das cuenta de que todo lo negativo, en realidad, es una mirada que tú pones sobre él. Es ese espejo que no quieres mirar, y lo culpas a él.

Yo siempre digo “sepárate cuando el conflicto esté resuelto” porque si no, tú te vas al siguiente lugar con ese conflicto, que en realidad está en ti. Otra cosa es, cuando cada uno quiere algo distinto en la vida. Entonces nos separamos, desde el amor, pero sin conflicto.

 

  1. ¿CÓMO SOBRELLEVAR QUE UNO TRABAJE Y EL OTRO ESTÉ AL CUIDADO DEL BEBÉ? A VECES ES DURO.

Así es, una mama sola cuidando al bebe es muy duro. El bebe necesita más brazos, y la mama sostén. Entonces le pedimos a la pareja que nos lo de. Si tú necesitas tribu, red, sostén, búscalo. Y una parte puede ser la pareja.

Para el padre tampoco es fácil ser siempre el que se va fuera a trabajar. Es interesante encontrar el equilibrio: más brazos (de la tribu, no sólo de mamá y papá), y que ninguno de los dos tenga que separarse de la familia tantas horas.

También es importante cuidar las transiciones, porque al llegar a casa después de un largo día de trabajo, debes bajar la frecuencia. Y por supuesto, también es fundamental intentar compaginar las necesidades de ambos.

 

  1. QUÉ IMPORTANTE ENCONTRAR UNA FÓRMULA QUE VAYA BIEN A TODOS LOS MIEMBROS DE LA FAMILIA…

Exacto. ¿Os habéis dado cuenta de que, cuando todos estáis en la misma frecuencia, todo fluye? ¿Y de que, seguramente, no queréis volver a la rutina de antes del confinamiento porque la recordáis dura?

Creo que este momento de parada está siendo una muy buena oportunidad para que las familias se planteen cómo quieren vivir la etapa de la crianza. Con mi pareja nos lo planteamos hace tiempo, queríamos vivir bien nuestro día a día.

Para nosotros era impensable que uno se pasara todo el día trabajando fuera de casa y el otro con los niños. Hacemos medio-medio, pero siempre muy unidos. Y trabajamos los dos, pero nos hemos buscado una forma de trabajar que se adecuara a lo que necesitábamos como familia.

Yo os invito a que os preguntéis qué necesitáis como familia y como pareja. ¿Qué queréis cuidar? Y desde allí, que construyáis todo lo demás.  

 

  1. ¿Y QUÉ PASA CUANDO TU PAREJA EVITA LA INTIMIDAD?

Los viajes emocionales cuando nace un bebe también son de los padres. No te lo tomes personal: “me está rechazando”. Dale espacio para que se exprese, desde un lugar de amor, sereno: “te está pasando algo, yo te acompaño…”

Cuando no tenemos ganas de algo, por ejemplo, de sexo, es importante que lo validemos y luego intentamos mirar qué hay detrás. Es interesante poder pedir ayuda, en momentos en que estemos viviendo dificultades.  

 

  1. CUANDO TIENES UN TRAUMA DEBIDO A CÓMO FUE EL PARTO, Y TU PAREJA TE DEJA, ¿CÓMO AFRONTAR TODO ESTE DOLOR?

Wow. Son muchos dolores juntos a la vez. Primero te diría, sé honesta contigo misma, permítete el dolor que estas sintiendo. Es muy probable que necesites ayuda para sostenerlo, ya sea de una doula, terapeuta, de un grupo de mujeres…lo que tu sientas. Seguramente esa vivencia está despertando un dolor profundo, busca a alguien que te acompañe.

 

  1. ¿CÓMO EXPLICARÍAS LOS ROLES DE CADA UNO DENTRO DE LA CRIANZA?

Inconscientemente reproducimos los roles que hemos vivido en casa. Importante tomar conciencia de qué rol estoy adoptando. Es decir, preguntarnos si corresponde a una necesidad propia o si simplemente estamos siendo fieles a nuestro padre o a nuestra madre.

Yo, por ejemplo, abogo mucho por la corresponsabilidad 50%-50%, pero cuando lo ponemos en práctica a los dos miembros de la pareja se les suelen despertar cosas.  En mi caso, he acabado asumiendo más siempre, porque quiero hacerlo a mi ritmo y a mi manera. Y detrás está la necesidad de ser imprescindible para mis hijos, como les pasa a muchas mamás. Eso hace que asumamos más cosas de la cuenta y le quitemos espacio a nuestra pareja. La corresponsabilidad es un trabajo personal.

 

¿Te ha parecido interesante esta entrevista? ¿Crees que te será útil para cuidar tu relación de pareja? Compártela con otras familias, si crees que puede ayudarles.

 

 

Deja un comentario