Madre de Bru, comadrona, docente, divulgadora científica, activista. En este orden se define Laia Casadevall. Además, es enfermera y asesora en lactancia materna. Ha acompañado cientos de partos y mujeres en las etapas del embarazo y el postparto.

Pertenece a la junta directiva de la Associació de Llevadores del Part a Casa de Catalunya (ALPACC), es coautora de la Guia del Part a Casa de Catalunya (2018), y docente del Curs de Formació Per a L’Atenció del Part a Casa organizado por la Associació Catalana de Llevadores, entre otros.

 

1. Laia, en tu opinión, ¿la falta de información puede poner en riesgo una embarazada y/o madre?

 

La información es poder. Poder tener acceso a información veraz, objetiva y científica nos dará la posibilidad de tomar decisiones informadas y de acuerdo con nuestras propias circunstancias personales. Por lo tanto, sí, es importante poder tener acceso a información para poder vivir una maternidad más empoderada, segura y libre.

 

2. ¿Cuáles pueden ser las secuelas de un parto en el que la madre no ha podido ser demasiado proactiva, por falta de información?

 

El hecho de salir de tu propio parte sintiendo que no has tenido control ni poder sobre el proceso, nos hace más vulnerables a sufrir ansiedad o depresión posparto. También puede influir en el vínculo con el bebé y en la lactancia materna.

 

3. ¿Cómo de importante es que una embarazada o una mujer que se encuentra en el posparto, estén rodeadas de buenos profesionales? Por ejemplo, para prepararse para el parto, para tener una lactancia materna exitosa, etc.

 

El acompañamiento durante el embarazo, el parto y el posparto por parte de comadronas es clave para obtener los mejores resultados maternos y neonatales. Especialmente sabemos que la continuidad de cuidados, es decir, que sea una misma profesional que nos acompaña durante todo el proceso, juega un papel muy importante en la satisfacción materna. Por lo tanto, la evidencia científica nos dice que, si queremos un embarazo, parto y postparto seguro y satisfactorio, la mejor profesional para acompañarnos es la comadrona. Las comadronas somos las especialistas en salud sexual y reproductiva de las mujeres. Velamos por su salud y sus derechos. El hecho de poder estar acompañadas por comadronas durante este proceso reduce drásticamente el riesgo de intervenciones innecesarias y de complicaciones obstétricas, mejora los porcentajes de lactancia materna y la satisfacción de las usuarias.

 

4. ¿Crees que se están resolviendo las inquietudes de las mujeres, a través de las clases de preparación al parto, los grupos de lactancia y las clases de postparto? ¿En qué momento es necesario buscar una atención más personalizada?

 

No, actualmente el sistema no ofrece la información que las mujeres reclaman y necesitan. Tenemos un sistema que tiende al paternalismo y a menudo nos informa poco y mal sobre nuestros derechos y opciones. Es por ello que cada vez hay más mujeres que buscan fuera del sistema información completa, real y contrastada, para poder ser más libres de un proceso que en realidad sólo nos pertenece a nosotras.

 

5. ¿Cuáles son las situaciones por las que una madre se pone en contacto contigo?

 

Mujeres que quieren hacer un curso de preparación a la maternidad con información objetiva, basada en evidencia científica, que les dé herramientas para gestionar su maternidad y recuperar la confianza en sus propios procesos reproductivos. Mujeres que quieren ayuda para elaborar un buen plan de parto. Mujeres que buscan segundas opiniones o un punto de vista diferente al que el sistema les ofrece. Mujeres que necesitan ayuda con la lactancia materna.

 

6. ¿Crees que es fácil, hoy en día, tener un parto fisiológico respetado en nuestro país? ¿Cómo podemos conseguirlo?

 

No, no es fácil porque el sistema no está preparado. No disponemos de suficientes comadronas para ofrecer una atención digna y basada en evidencia científica (el famoso one to one care). Tenemos protocolos poco actualizados y que tienden a un exceso de intervencionismo, que a la vez no facilitan el parto normal. Las mujeres no disponen de opciones reales para escoger donde quieren dar a luz (por ejemplo, en algunos países europeos, ya puedes elegir si quieres parir en tu casa, en una casa de partos o en un hospital, todo desde el sistema público). Tampoco disponemos de recursos, ni de alternativas ni formación profesional para el manejo no farmacológico del dolor en el parto. Aun así, sí, se puede conseguir un parto fisiológico y respetado con información, escogiendo bien el lugar, los profesionales que nos acompañarán, teniendo un buen plan de parto y, sobre todo, sintiéndonos fuertes y empoderadas de nuestra capacidad para dar a luz y con mucha confianza hacia nuestros cuerpos y nuestros hijos.

 

7. Dar a luz en casa a menudo es visto, en nuestra sociedad, como una situación de riesgo tanto para la madre como para el bebé. Tú que eres especialista en atender partos en casa, ¿qué nos puedes decir de esto?

 

Sí, es una visión común pero no basada en información real sino en mitos y prejuicios. La evidencia científica nos dice que el parto en casa en mujeres de bajo riesgo es igual de seguro que el parto hospitalario, cuando es atendido por comadronas y hay un buen plan de traslado establecido.

 

8. ¿Qué recomendaciones darías a una embarazada que quiere dar a luz en casa?

 

¡Que disfrute!

 

9. Echamos de menos criar en tribu. Por poner un ejemplo, las madres primerizas pueden encontrarse muy solas, desbordadas y con miedo al llegar a casa por primera vez, con el bebé en brazos. ¿Cómo lo hacemos para sentirnos menos solas y encontrar apoyo, en esta sociedad tan individualista?

 

Buscar grupos de apoyo, de crianza y de lactancia. En definitiva, es muy importante hacer tribu, juntarte con otras madres que están pasando por las mismas circunstancias vitales que tú. Poder compartir y sentirte escuchada, comprendida y apoyada por otras madres, puede ser muy sanador en una sociedad que ha perdido la crianza familiar. Pues antes, esta tribu eran las mismas mujeres de la familia con quien vivíamos. Hoy en día vivimos en pequeñas familias y tenemos que buscar este apoyo fuera de casa.

 

10. Cuentas que tu embarazo y parto fueron mágicos, y que te «empoderaron» como mujer y reafirmaron como comadrona, la capacidad que tenemos las mujeres de gestar y parir como «diosas». Nos encantaría que nos explicaras como fue todo, para terminar la entrevista.

 

Hace tres años que mi hijo Bru nació en un parto mágico y revolucionario en casa. Sentí que era un proceso nuestro del que sólo nosotros fuimos protagonistas. Pude estar acompañada de maravillosas profesionales, mis compañeras de equipo, que amo y admiro. Me cuidaron y respetaron tal y como yo necesitaba. Aportando sólo calma, serenidad y seguridad con su presencia. Sin invadir nuestro espacio, nuestro momento. Como debería ser siempre, vaya. Mi propia maternidad ha sido un punto detonante en mi lucha profesional. Vivir esta experiencia me empujó a explicar a las mujeres en voz alta que las cosas pueden ser diferentes de cómo nos habían contado. Trabajo intensamente para que todas las mujeres puedan tener acceso a información basada en evidencia, y puedan recuperar la confianza en sí mismas para recuperar el control de sus propios procesos reproductivos. Trabajo para que puedan saber que hay otras formas de dar a luz. Que parir puede ser una experiencia maravillosa, gloriosa y de poder. Que no debemos tener miedo de nosotras mismas porque somos perfectas.

 

Puedes saber más sobre Laia Casadevall en www.laiacasadevall.com

 

Deja un comentario