Esferas pélvicas posparto

Si has sido madre recientemente es posible que te hayan recomendado el uso de esferas pélvicas, también conocidas como «bolas chinas», para la recuperación de tu suelo pélvico. Esta parte de tu cuerpo habrá quedado debilitada tras los nuevos meses de embarazo y del nacimiento de tu bebé, y las esferas pélvicas son una herramienta de fisioterapia que facilita su recuperación.

Concretamente, mejoran el tono del suelo pélvico (el estado de las fibras de contracción involuntaria). En este artículo te contamos, de la mano de Nuria Caballé, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico, todo lo que debes saber antes de usarlas.

Seguramente las habías asociado más bien al placer sexual, pero alerta: no son ningún juguete sexual y no están indicadas para todas las mujeres, a pesar de que exista la tendencia de comprarlas en la farmacia o en un «tupper sex» sin ningún tipo de asesoramiento. ¡Sigue leyendo si quieres saber cómo usarlas correctamente! 😉

¿Qué son las esferas pélvicas? ¿Como sé si me convienen para favorecer mi recuperación posparto?

Como decíamos, las esferas pélvicas son una herramienta terapéutica y quien debe asesorarte sobre cómo utilizarlas es tu fisioterapeuta especialista en suelo pélvico. A menudo se utilizan en la fase final de la recuperación posparto, y no es la primera herramienta de tratamiento que se pauta en casos de incontinencia.

Después de una valoración y de medir la fuerza y ​​el tono de tu suelo pélvico, tu especialista decidirá si esta herramienta te puede ayudar para hacer trabajo en casa, o si tienes que esperar un tiempo antes de utilizarla.

¿Cómo utilizar las esferas pélvicas?

Se introducen en la vagina como un tampón y es imprescindible usarlas con la pelvis en movimiento (haciendo ejercicio o, simplemente, caminando). Si no, no producen ningún efecto.

El tiempo de utilización de estas debe estar basado en una progresión lógica y siempre adaptada al estado de tu suelo pélvico.

¿Cómo te benefician?

La esfera pequeña que hay dentro de la esfera grande va rebotando en las paredes vaginales provocando una vibración. Mediante esta vibración, se generan pequeñas contracciones reflejas de la musculatura del suelo pélvico.

De este modo, además de mejorar el tono de esta zona del cuerpo, las esferas pélvicas mejoran la lubricación vaginal, la abertura vaginal leve (cuando entra aire en la vagina) y la sensibilidad durante las relaciones sexuales.

¿Cuándo no tienes que usarlas?

Hay casos en los que el uso de esferas pélvicas está contraindicado. Por ejemplo:

  • Si no necesitas aumentar el tono de tu suelo pélvico. Este es el caso de las mujeres con hipertonía de esta zona (exceso de tono), contracturas pélvicas, dolor pélvico o dispareunia. Te recordamos que la dispareunia consiste en sentir dolor durante o después de la penetración (ya sea de un pene, vibrador, dedo o tampón). Aparece en la región pélvica, vaginal o en el bajo vientre, y es una disfunción sexual femenina que se asocia como algo común después de un parto, cicatrices, cirugías o en la menopausia. No obstante, se puede tratar y tiene solución.
  • Si hay mucha apertura vaginal o mucha debilidad del suelo pélvico, como ocurre a menudo en el posparto reciente.

¿Te ha parecido interesante este artículo? No dudes en compartirlo con otras mujeres que han sido madres, si crees que las puede ayudar en la recuperación de su suelo pélvico. 😉

 

 

Deja un comentario