fbpx Skip to content

Cris Moe: “Dar el pecho no hace daño, si lo hace, es que alguna cosa no está funcionando bien”

La lactancia materna es uno de los grandes retos de la maternidad, ¿estás de acuerdo? ? Comienza el día del nacimiento de nuestro hijo/a y puede alargarse varios años, poniéndonos a menudo, delante, varias dudas que no sabemos cómo debemos resolver.

Hoy entrevistamos a Cris Moe, de Mareta Meva, para encontrar respuesta a algunas de las preguntas más frecuentes que pueden surgir mientras damos el pecho. Ella es auxiliar de enfermería, doula coach maternal, y miembro del equipo de la App de lactancia materna LactApp. Ofrece acompañamiento a mujeres en las primeras etapas de la maternidad: embarazo, parto posparto, lactancia materna y crianza 0-3 en general.

1. La lactancia va de la mano de retos muy diversos, desde el primer día, hasta el último. Empecemos por el momento del nacimiento. ¿Cuáles son las claves para una buena instauración de la lactancia?

Las claves para instaurar de manera positiva la lactancia son, en mi opinión, tener antes de comenzar la información fiable y recursos profesionales “inmediatos”. Es decir, contar con una matrona de confianza o con una Consultora Internacional de Lactancia (IBCLC) o experta en lactancia, por si acaso las cosas no fluyen desde el principio. También es necesario el apoyo familiar.

2. ¿Todas las madres tienen “buena leche” y/o suficiente leche para alimentar a su bebé? ¡A cuántas mujeres hemos oído decir que su leche no era buena, ni suficiente, y que por eso no pudieron dar el pecho!

Por desgracia hay un vacío profesional muy grande dentro de todo lo que rodea a la maternidad y crianza. Por un lado, los profesionales que están en contacto con la madre de manera “oficial” durante el embarazo, parto y posparto son del sector médico, y estamos hablando de lactancia o crianza, que, al fin y al cabo, son en gran parte procesos fisiológicos.

Por otra parte, las personas fuera del ámbito científico que acompañamos las madres y familias, venimos de profesiones no reguladas y no contempladas por el estado, con lo cual el acceso es bastante restringido.

Creo que es por estos dos motivos, que entramos en una dimensión de mitos y mentiras que van pasando de generación en generación, sin filtro, y que entorpecen procesos tan básicos como la alimentación, el movimiento, el cuidado o el sueño del bebé y de la madre, durante las primeras semanas/meses.

3. Pasan los días y los meses…y cuando creemos que ya lo tenemos por la mano: ¡llegan las crisis! ¿Cuáles son las crisis de lactancia con las que nos vamos a encontrar?

Jajajaja, ¡ai las crisis! Yo siempre decía que mi bebé brotaba todo el día.

Tenemos la crisis de los 15/20 días, la de las 6/7 semanas, la famosa crisis de los tres meses, las falsas crisis de los 4 u 8 meses, la del año …. y no pararíamos nunca.

El bebé crece y lo hace de manera muy intensa, a todos los niveles. El bebé duerme como un bebé, se alimenta como un bebé, se mueve como un bebé, se comunica como un bebé…Esto significa que probablemente nos cueste comunicarnos y entendernos con él los primeros años, porque nosotros hace muchos años que no somos bebés, y nuestro propio ritmo y la presión social, entre otras muchas cosas, hacen que la empatía con la criatura sea difícil de gestionar.

Es un básico, creo, para no caer en la desesperación, acudir a grupos de apoyo y tener contacto entre iguales. De este modo, seremos capaces de normalizar y anticipar procesos, desde la calma y la información.

4. ¿Qué hacemos si sentimos dolor, cuando el bebé mama? ¿Por qué se da esta situación?

Dar el pecho no duele. Esta es una afirmación que las madres que han pasado por dolor intenso no pueden tolerar, demuestra poca empatía, pero es así. Salvando las distancias, sería como decir que masticar un bocadillo duele. Todo el mundo te dirá: “¡no hombre no! ¡comer no duele! si te duele es que debes tener algún problema en la boca “… Pues dar el pecho no hace daño; si lo hace, es que algo no está funcionando bien.

Puede haber muchísimas razones: técnica, algo en la mecánica de la succión, inmadurez, etc. Lo más importante en este caso es acudir rápidamente a una profesional cualificada, como una matrona, Consultora Internacional de Lactancia (IBCLC) o experta en lactancia; o bien a un grupo de apoyo, ya sea de alguna federación o similar, o de un CAP / Hospital.

5. ¿Cuáles son las complicaciones más habituales de la lactancia? ¿Cómo detectarlas, prevenirlas y hacerles frente? (Mastitis, perla en el pezón, grietas…)

Durante la lactancia puede haber varias complicaciones, la mayoría dadas por lo mismo que en la pregunta anterior: “mal agarre”, mal drenaje del pecho, mordeduras que se complican, bajada de producción …

Para detectar un problema tenemos que mirar en dos direcciones. Si miramos a la madre: el dolor es uno de los signos más habituales de complicación. Si miramos a la criatura: bajada o estancamiento de peso, una criatura poco activa que duerme mucho, o al revés, una criatura muy irritable, entre otros.

De nuevo, el ABC: a la mínima señal de que algo no va bien, es importante contactar con una profesional.

6. En España las bajas de maternidad son de 4 meses, y muchas madres ven amenazada su lactancia en el momento de volver al trabajo. ¿Cuál es la solución para las que quieren continuar con la lactancia y se incorporarán a su puesto de trabajo?

Pues como siempre, todo pasa por el sacrificio, la decisión y esfuerzo de la madre.

Lo primero sería preguntarnos si queremos seguir con la lactancia, más allá de los beneficios que esta tiene. Que la madre pueda decidir desde la libertad y no desde la norma, para mí es un paso importante para hacer las cosas con alegría.

Si decide que quiere hacer Lactancia Materna Exclusiva (LME) hasta los 6 meses, es importante hacerse con un buen sacaleches y comenzar a preparar el banco de leche con suficiente antelación, para no sentir el estrés del “no llego”.

Cada madre debe “probar” y ver cómo extrae, como se siente de cómoda, etc. Luego, con horarios en la mano, etc. se debería hacer un plan según su situación: horas de trabajo, posibilidades de extracción, quien se queda con la criatura, pausas, etc. De nuevo, un buen profesional que acompañe esta etapa y este plan, son una buena idea.

7. La OMS recomienda la LME hasta los 6 meses de edad. Posteriormente, ir introduciendo alimentos complementarios, pero sin abandonar la lactancia materna hasta los 2 años o más. ¿Cuál es el momento ideal para el destete? ¿Qué recomendaciones darías a la hora de hacerlo?

“Temazo” esto del destete. Yo estoy un poco “quemadita” con las recomendaciones, porque seguimos sin preguntarle a la madre qué es lo que quiere, y creo que esto debería pasar por encima del resto.

El momento ideal del destete es aquel en el que o madre o bebé no quieran seguir, eso sí, es importante también la información en este caso, y es que en pocos lugares te cuentan que destetar a una criatura a partir del año, hasta los 4 años, es bastante complicado; que la demanda de pecho no baja en muchos casos, sino que puede aumentar a medida que la criatura se hace mayor, etc.

Por lo tanto, diría de nuevo: madre, infórmate en una realidad objetiva. Es decir: en grupos de madres, foros, etc. Investiga qué pasa, qué etapas están por venir, etc. Y, a partir de aquí, hazte tus propios planteamientos. Cada criatura y cada familia tiene sus propias necesidades, generalizar aquí pienso que es una frivolidad.

8. Según los obstetras y ginecólogos del colegio americano (The American College of Obstetricians and Gynecologists), que la madre haga deporte no influye en la lactancia. ¿Estabas informada de esto? ¿Recomiendas hacer ejercicio a las madres a las que acompañas, que están dando el pecho?

Jejeje, es que yo no recomiendo nada en general. Sabemos que la madre lactante es una mujer que puede hacer la misma vida que haría cualquier mujer, y que sencillamente, tenemos que tener en cuenta que puede que no duerme bien por las noches, trabaja como una bestia, sus prioridades o ideas han cambiado o no, y está pasando por un proceso de cambios en su vida en general.

Yo soy madre y deportista y todo ha cobrado su protagonismo cuando el cuerpo me lo ha pedido, pero aquí la lactancia no tiene nada que ver. Las recomendaciones siempre serán las mismas para todas las personas: alimentación equilibrada, estilo de vida activo, etc.

9. Por último, ¿qué consejos darías a las madres que se encuentran en plena lactancia?

Les diría que los dogmas en la lactancia, maternidad o crianza no son buenos compañeros. Que se fíen de su voluntad, que escuchen su cuerpo y sus emociones, que se rodeen de personas que les hagan bien, y que disfruten al máximo de unos momentos que no volverán.

Descubre más sobre Cris Moe en www.maretameva.com y en redes sociales: @maretameva.  

Deja un comentario