reflejos primitivos

Durante el primer año de vida de tu bebé, habrás podido comprobar que éste realiza una serie de movimientos automáticos involuntarios. Puede que te hayas preguntado para qué sirven, en qué momento desaparecen o, incluso, qué pasa si permanecen más tiempo del debido.

Si es así, estás a punto de resolver todas estas dudas. En esta entrevista, Corien Dorotea Arts, directora de Tot Teràpia, nos habla de los reflejos primitivos, es decir, de estos movimientos involuntarios que observamos en los bebés.

1. ¿QUÉ SON LOS REFLEJOS PRIMITIVOS?

Ella es neuro-logopeda, Licenciada por la Universidad Holandesa de Han Universiteit Nijmegen. Se ha especializado en trastornos del Neurodesarrollo y cuenta con formación en PROMPT, Neurofeedback (nivel avanzado), Bobath y el Método Hanen. También se ha especializado en Neurología Funcional.

Cuando un bebé nace, su cerebro aún no está desarrollado. La ventaja es que así puede adaptarse a las condiciones de su entorno y, la desventaja, que necesita que alguien cuide de él. Para asegurar su supervivencia, nace con unos patrones de movimientos involuntarios, es decir no dirigidos por la corteza cerebral, llamados reflejos primitivos o primarios.  

2. ¿A QUÉ EDAD DEBERÍAN DESAPARECER?

Estos reflejos primarios no deben desaparecer nunca, pero sí quedar integrados después de los 12 meses de vida. ¿Y qué significa esto? Que las estructuras cerebrales superiores deben manejarlos e inhibirlos a partir de esta edad.

3. ¿CÓMO IDENTIFICAR SI EN NUESTROS HIJOS PERMANECE ALGUN REFLEJO PRIMITIVO, A PARTIR DE LOS 12 MESES? ¿PODRÍAS PONER ALGUNOS EJEMPLOS?

Aquí van algunos ejemplos:

  • Si al oír un ruido fuerte, extiende los brazos y las piernas, y después, cierra los brazos contra el propio cuerpo, significa que aún está presente el reflejo del moro, que sirve para alarmar.
  • Cuando gira la cabeza hacia un lado y estira el brazo de ese lado, mientras dobla el otro brazo, significa que aún manifiesta el reflejo que sirve para realizar el movimiento de enroscar, necesario al pasar por el canal del parto.  
  • Si al acariciarle la cara, contrae los labios, abre la boca y a veces, gira la cara en dirección hacia donde le hemos tocado, significa que permanece el reflejo de búsqueda. Éste es necesario para localizar la fuente de alimento y agarrarse al pecho.  

4. Y SI SIGUEN MANIFESTÁNDOSE, TRAS EL PRIMER AÑO DE VIDA, ¿CUÁLES PUEDEN SER LAS CONSECUENCIAS?

Si los reflejos primitivos siguen presentes a partir del año, significa que hay áreas cerebrales que no han madurado de forma correcta, por lo que existe un retraso del desarrollo neuronal. Las consecuencias pueden ser diversas y el sistema nervioso central no podrá funcionar correctamente.

Para hacernos una idea, en el caso de que el reflejo primitivo de la búsqueda permanezca, teniendo en cuenta que un reflejo es un movimiento involuntario que impide que se desarrolle el movimiento voluntario, ello puede provocar dificultades a la hora de hablar.

Otras dificultades que pueden presentar nuestros hijos, cuando los reflejos primitivos no desaparecen a partir del año, son:

  • Retraso del desarrollo motriz.
  • Dificultad para socializarse y aceptar o demostrar afecto.
  • Ser hiperactivo y muy excitable.
  • Baja autoestima.
  • Poca destreza manual. Por ejemplo, un mal agarre del lápiz.
  • Afectación del equilibrio.
  • Hacerse pipí en la cama, por la noche, con más de 5 años.
  • Mala memoria.
  • Mal patrón de andar.
  • Marearse en el coche.
  • Problemas visoespaciales.
  • Dificultades para entender la noción del tiempo.
  • Mala coordinación.

Además, se ha descubierto que los reflejos primitivos están íntimamente relacionados con los trastornos de aprendizaje de conducta, como son Dislexia, TDAH, TDA, conductas disruptivas, TEA (autismo) y TEL (dificultad en el lenguaje).

5. CUANDO ESTO OCURRE, ¿QUÉ PODEMOS HACER PARA QUE LOS REFLEJOS PRIMITIVOS DEJEN DE MANIFESTARSE?

Tras una valoración adecuada se determinan los reflejos primitivos retenidos y su severidad, así como los ejercicios a realizar para inhibirlos. Los ejercicios que solemos recomendar son movimientos voluntarios, que tienen el mismo patrón que el reflejo, pero que se realizan de forma consciente.

Al realizar el movimiento de forma voluntaria y consciente, se estimulan las áreas cerebrales superiores responsables de realizar el movimiento y así se impide que sea el reflejo primitivo, el que lo ejecute.

Otra manera de inhibir el reflejo es estimulándolo de forma reiterada y de la misma

forma, para que aparezca. Se trata de una forma pasiva de inhibirlo y es ideal cuando no puedes pedir al niño que haga el ejercicio, ya sea porque es bebé o porque presenta dificultades en la comprensión.

Una vez desaparece el reflejo primitivo que persistía, los padres pueden observar mejoras en sus hijos en muchas áreas, y las dificultades mencionadas anteriormente, desaparecen.

¡Contacta con Tot teràpia si lo necesitas, para contar con apoyo profesional en este proceso!

Deja un comentario